Management
La industria automotriz, el agro y los bancos impulsarán el mercado de capacitaciones corporativas
29-05-2017 Mientras el año pasado el sector sostuvo la demanda y se volcó a formatos más breves y temáticas puntuales, ahora se buscará salvar "gaps" de competitividad a través de actualización y formación del capital humano              
Por Paula Krizanovic
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Muchas veces se piensa que en etapas recesivas, lo primero que las empresas recortan son las capacitaciones al personal. 

Sin embargo, también puede ser el momento en el que, con las máquinas paradas o sin muchas certezas acerca de lo que sucederá con la economía o el consumo, los presupuestos de Recursos Humanos se vuelquen en la actualización de su "pool" de talentos.

Ese parece haber sido el escenario el año pasado, cuando la incertidumbre en el plano económico desalentaba las contrataciones de nuevo personal y las empresas prefirieron actualizar sus sistemas informáticos, por un lado, o potenciar algunas habilidades clave que serían necesarias ante una potencial reactivación este año.

Así es que las principales escuelas de negocios y universidades vieron un panorama dispar. La mayoría de las entidades consultadas por este medio consideró que la demanda de formación fue sostenida el año pasado, aunque algunos acusan que en ciertos segmentos hubo bajas de hasta 40 por ciento.

También es cierto que se puso el foco en cambiar de modalidades hacia algunas más baratas, y en medir los resultados de estos esfuerzos.

Según Daniel Benvenuto, director ejecutivo del área Corporate de IAE Business School, las capacitaciones fueron más breves, en temáticas puntuales y para mayor cantidad de gente.

"Las más solicitadas fueron en formato abierto, para empleados puntuales, abonando precios por individuo. Fue menor la demanda en el formato 'in company', en donde se capacita mayor cantidad de personal y el costo final es mayor que el abierto", dijo por su parte Guillermo Luquez, profesor del departamento de Comportamiento Humano de la Facultad de Ciencias Empresariales de Universidad Austral.

En la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT) dijeron haber percibido un incremento sostenido de la demanda de capacitación para empresas, pero a la vez éstas solicitaron "seguimientos más profundos acerca de las dinámicas y los contenidos" que los participantes recibían durante las jornadas de clase.

De la misma manera, se profundizó el avance de las herramientas digitales: "Observamos que las empresas empezaron a ver como oportunidad generar capacitaciones escalables de la mano de una modalidad virtual y blended, formato mixto que combina materias virtuales y encuentros presenciales", dijo al respecto Andrés Pallaro, vicerrector de Innovación, Investigación y Posgrado de la Universidad Siglo 21.

Claro que el escenario no fue igual para todos. En el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA), por el contrario, la demanda de programas "in company" fue "ampliamente superadora el año pasado. "Las expectativas para este año son aún mayores que las que teníamos en 2016", dijo al respecto la directora de esa área, Daniela Verduci. 

Las entidades académicas consultadas coinciden en mantener perspectivas optimistas también para este año. "En 2017 esperamos que los pedidos de formación de las empresas se mantengan como en 2016 y que, inclusive, sigan creciendo", afirmó Mercedes Núñez, jefa de Admisiones en la Fundación UADE.

"Esperamos un crecimiento enmarcado en los desafíos que atravesará el país en competitividad e internalización de la economía. La expectativa tendrá su lugar protagónico en aumentar la cantidad de proyectos por empresas y obtener claridad en las solicitudes e identificación de las compañías en cuanto a qué modalidad es la óptima para sus proyectos", anticipó por su parte Pallaro.

Las capacitaciones no responderán solamente a necesidades de actualización del personal, sino que servirán como herramienta motivacional y de retención de perfiles de alto potencial, en caso de que el mercado laboral retome su dinamismo.

Silvina Miceli, coordinadora de la Escuela de Negocios de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA) indicó que "las empresas siguen fortaleciendo las áreas de capacitación, dado que se propone al desarrollo profesional como una herramienta de gestión del talento, ya sea para adquirir o fidelizar a los líderes de la compañía".

Sectores y contenidos
Materias "core" de la gestión de personas como liderazgo, coaching y negociación fueron las temáticas mencionadas como las más elegidas por todos los expertos consultados.

Se sumaron algunos programas en habilidades blandas, como inteligencia emocional y "design thinking", que parece haber sido el tema "de moda" para quienes esperan lograr algún tipo de ventaja competitiva a través de la innovación. La temática se repitió bajo distintos formatos en casi todos los institutos de formación de profesionales. 

"Teniendo en cuenta los niveles de estrés y las exigencias del mercado, las empresas han demandado temáticas blandas a la hora de diagramar programas de formación, con el propósito de incrementar perfiles dinámicos y de liderazgo en sus empleados", dijo Celeste Romina Ortellado, responsable de Coordinación de Programas In Company y Educación Ejecutiva de UTDT.

"También hubo mayores solicitudes de capacitaciones sobre contenidos relacionados con el área comercial, tales como cierre de ventas, atención al cliente, y fundamentos de finanzas para vendedores", agregó Luquez.

Benvenuto consideró que se multiplicó la formación en compliance y gobierno corporativo. "Además estamos viendo para el 2017 temáticas que habían quedado fuera del radar en los últimos años como segmentación, pricing, clientes, temas que hacen a un contexto país de mayor competitividad", señaló.

En la UCA, Miceli observó una demanda de enfocar los programas con una mirada interdisciplinaria y además que los temas se transmitan con un enfoque integral de la cadena de valor.

"En la actualidad el 'negocio' no implica solamente una empresa que es rentable, sino que incluye a todos los stakeholders internos y externos, considerando a la comunidad como uno de los principales actores. Se trata de introducir la visión de una compañía en un contexto determinado con el cual existe una relación de influencia mutua", aseguró.

Respecto de los sectores que potenciaron la demanda el año pasado y mantienen sus expectativas en 2017, la industria automotriz, el agro y los bancos son los que llevaron la delantera. También fueron mencionadas por las fuentes consultadas las firmas vinculadas al área de tecnología.

"Las industrias que más demandarán capacitación serían aquellas que, ante el cambio de reglas de juego, necesiten cubrir 'gaps' de competitividad que tenían en estado de hibernación. Por ejemplo las de energía, consumo masivo, logística y gobierno en todos sus niveles", definió el docente de IAE Business School.

El sector de petróleo y energía mereció un capítulo aparte: "Es probable que repunte, luego de una merma importante en los dos últimos años por las variables precio del petróleo", dijo Lúquez.

Pequeños y medianos también
La demanda de capacitación empresarial no depende del tamaño de la organización sino de su cultura. "Empresas medianas pueden tener altos niveles de capacitación continua, y empresas grandes, políticas de capacitación interna, mixta o sin políticas formales definidas", describió Benvenuto.

La variable que determina el tipo de curso, según Verduci, "es la necesidad que afronte la compañía en ese momento", y puede variar desde maestrías completas hasta cursos cortos y conferencias de un día de duración.

"De manera transversal, las Pymes con su nuevo marco legal y con mayor dinamismo en la economía, necesitarán servicios de formación de manera continua", dijo Pallaro desde Siglo 21.

Estas pequeñas y medianas empresas "buscan apoyo para crecer y ser sostenibles a largo plazo. Se abren oportunidades para apoyar la creación de nuevas empresas", coincidió Núñez.

SECCIÓN Management