Negocios

SanCor: Macri criticó convenio laboral y advirtió que "habrá que buscar un socio"

03-05-2017 El Gobierno condiciona el "salvataje" de u$s450 millones a la empresa láctea a cambio de que el sindicato Atilra deje de percibir el bono de $300 mensuales por cada afiliado. Ayer fracasó la reunión entre funcionarios y trabajadores. Macri lamentó la situación de "quebranto" de la compañía
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El presidente Mauricio Macri lamentó la situación de "quebranto" que atraviesa la empresa láctea SanCor y anticipó que si no se llega a un acuerdo con el sindicato lechero Atilra, habrá que "salir a buscar un socio" para la empresa láctea.

Macri expresó su "enorme preocupación" por la situación de la empresa láctea y lamentó el "pésimo convenio laboral" vigente ya que "es una de las industrias más importantes en el mundo de la producción de leche".

"La empresa va a salir a buscar un socio para que tome la posta. Queremos que esos puestos de trabajo tengan continuidad pero requiere que se reviertan muchos errores cometidos en los últimos 10 años", afirmó durante una conferencia de prensa que ofreció en Santa Fe, tras dejar inaugurado el Metrobus en la capital provincial

Según el Presidente, SanCor está "sufriendo las consecuencias" por distintos factores, entre los que enumeró la "mala política láctea cuando los preciso en el mundo eran los mejores precios, se prohibió exportar, y eso impidió fortalecer al sector".

Además, habló del "pésimo convenio laboral" y también del "desmanejo interno y la administración" de la empresa, al remarcar incluso el acuerdo que en su momento se realizó con Venezuela.

"El gobierno nacional está intentando ayudar", insistió. "Estamos desde hace como dos meses trabajando diariamente con las autoridades y los gremios, buscando una negociación que permita la continuidad de SanCor, que es de quebranto absoluto", remarcó.

Finalmente, pidió "racionalidad y diálogo positivo".

"La empresa va a salir a buscar un socio para que tome posta -recalcó- Queremos que los puestos de trabajo tengan continuidad, pero eso requiere que los errores se reviertan".

El martes, el Gobierno no logró sentar en la misma mesa de negociación al gremio lechero y a la industria y finalmente cayó la efectivización del salvataje de u$s450 millones para SanCor.

La Casa Rosada pedía, entre otras condiciones, que la Asociación de Trabajadores de la Industria Lechera de la República Argentina (Atilra) elimine el bono extraordinario que las empresas le pagan al sindicato por cada afiliado, pero -después de una tarde de intensas negociaciones- no se llegó a un acuerdo y ahora el gremio promete endurecer aún más su postura e incluso baraja la posibilidad de un paro nacional.

El aporte de la discordia consiste en $300 por trabajador y para SanCor que emplea a 4.000 personas, significa $12 millones por mes o $144 millones de pesos, cifra que en la actual situación económica de la empresa es absolutamente inviable.

Incluso se generó una división dentro del gremio entre aquellos referentes que estaban de acuerdo con una reducción del bono y los que no estaban dispuestos siquiera a negociarlo.

Según algunos sindicalistas, la industria no está dispuesta a negociar otros puntos claves "porque ni siquiera quieren pagar los sueldos adeudados".

"Los empresarios quieren destruir a SanCor y el Gobierno parece no darse cuenta del peso que tiene esta compañía en el interior del país", sostienen.

Mientras tanto, los tamberos siguen expectantes estos vaivenes mientras esperan que se les pague en tiempo y forma la materia prima entregada y la Confederaciones Rurales Argentina (CRA) denunció que la cooperativa láctea "engaña" a los productores y señaló que el atraso en los pagos a los ruralistas será darles un "tiro de gracia".

En un comunicado, el dirigente de la entidad agropecuaria, Dardo Chiesa, sestacó que "la empresa se ha manejado de forma espuria durante estos últimos años, engañando sin miramientos ni contemplaciones con sus pagos a los tamberos, a los consumidores con precios de lácteos injustificables y a los empleados que no logran percibir sus sueldos".

"El salvataje económico por parte del gobierno nacional hacia la cooperativa, que hasta ahora sólo ha buscado garantizar el pago de los sueldos de los más de 4.500 empleados directos, vuelve a darle la espalda a los tamberos", afirmó.

Calificó de "un acto de extrema crueldad" el "diferir el pago de la leche a tamberos que poseen sus establecimientos inundados, sin posibilidad de tomar créditos bancarios y que vienen soportando en carne propia una interminable crisis láctea desde hace años".

Atrasar el pago es darle el "tiro de gracia" a sus cada vez más imposibles expectativas de recuperación económica, manifestó CRA. "De esto también debe hacerse cargo SanCor en este presente y en el futuro", añadió.

Y analizó que "la empresa está tan mal financieramente que en muchos bancos no califica solventemente, ni siquiera para que un tambero pueda continuar negociando con los cheques que recibe como parte de pago".

"Dentro de un panorama negro que incluye además el cierre de oficinas y sucursales de SanCor en distintos puntos del país, el problema de la cooperativa va mucho más allá de la puesta en marcha de un nuevo salvataje económico por parte del Estado", sostuvo.

CRA solicitó a las autoridades nacionales que cualquier ayuda o salvataje económico sea equitativo y contemple inflexiblemente el pago de la leche en tiempo y forma y a un precio justo a los productores tamberos.

 

SECCIÓN Negocios