Legales
La Corte Suprema ya tiene en sus manos seis causas sensibles que preocupan a Cristina
08-05-2017 La mayoría llegaron al máximo tribunal por recursos de queja de los propios ex funcionarios, ante fallos adversos en instancias inferiores
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Hay al menos seis causas sensibles al kirchnerismo que ya están en la Corte Suprema. Los casos van desde la denuncia de Nisman o el Dólar Futuro, dos investigaciones que involucran directamente a Cristina Kirchner, hasta el embargo de las cuentas de Florencia Kirchner o una megaobra para la central termoeléctrica de Río Turbio. Un eje es común a estas causas: tienen algún componente de supuesta corrupción.

Mientras el kirchnerismo viene cuestionando a la Corte desde hace años, y ahora hubo un rebrote con el fallo Muiña, la mayoría de las causas llegaron por pedido de las defensas de los propios exfuncionarios K. Manotazos judiciales ante reveses en las instancias previas.

Los pedidos sensibles al mundo K que deben analizar los jueces supremos son estos:

1) Dólar futuro
Es la denuncia por presuntas irregularidades en la venta de contratos de divisas, durante el kirchnerismo, cuando se descontaba que el próximo gobierno devaluaría la moneda. Es la causa por la que Cristina y otros ex funcionarios (que ya fueron procesados por el juez Claudio Bonadio) están más cerca del juicio oral. El recurso que llegó a la Corte fue presentado por Alejandro Vanoli, ex titular del Banco Central y uno de los investigados. A principios de febrero, Casación le había rechazado una apelación a su procesamiento.

2) La denuncia de Nisman
Se trata de la acusación original del fiscal del caso AMIA, que había denunciado a la ex presidenta y otros funcionarios y dirigentes por supuesto encubrimiento a los iraníes apuntados por el atentado a la mutual judía. El recurso fue presentado por los abogados del ex canciller Héctor Timerman.

3) El embargo de Florencia
En febrero, la Cámara Federal de Casación Penal ratificó la decisión del juez Julián Ercolini de embargar los u$s4.664.000 que la hija de la ex presidenta tenía en una caja de seguridad en el Banco Galicia y el millón de dólares y los 50.000 pesos que poseía en cajas de ahorro. A la defensa de Florencia Kirchner no le pareció justo. Otro caso que deberán definir los jueces del máximo tribunal.

4) El testaferro de López
Se investiga si el contador Andrés Galera era en realidad el testaferro de José López, el ex secretario de Obras Públicas famoso por revolear bolsos con plata en un convento de monjas. La pesquisa incluye la compra y refacción de un inmueble en la calle Belgrano, en la localidad de Tigre.

5) Los sobreprecios de De Vido
El ex poderoso ministro de Infraestructura es investigado (entre otras causas) por una megaobra en la provincia de Santa Cruz: la central termoeléctrica de Río Turbio. Las dudas sobre su participación en el proceso son múltiples: desde la licitación y adjudicación hasta el financiamiento. Siempre con sospechas de millonarios sobreprecios.

De Vido tuvo un fuerte revés en octubre, cuando la Cámara Federal ordenó volver a investigarlo por esta obra, una de las grandes promesas fallidas del kirchnerismo en materia energética y que habría costado 700 millones de dólares.

6) La sombra de Lagomarsino
El recurso que llegó a la Corte, en este caso, se relaciona con una causa derivada de la muerte del fiscal Alberto Nisman. Es una denuncia según la cual el perito informático Diego Lagomarsino, dueño del arma de donde salió el disparo que mató a Nisman, era testaferro del fiscal en una cuenta en el exterior. Allí también aparece involucrada la madre de Nisman y se sospecha de posible lavado de dinero.

Muy poco tiempo después de la muerte del fiscal, desde el kirchnerismo se hizo foco en los bienes de Nisman para socavar la figura del hombre que había denunciado a Cristina. La Corte también deberá tratar este tema.

Algunas fuentes consultadas por el diario Clarín creen que el nuevo embate de Cristina Kirchner y su entorno contra un sector de la Corte, además de ser funcional a sus intereses políticos, intentando pegar al Gobierno macrista con la represión, es en realidad una maniobra judicial ante posibles fallos adversos del máximo tribunal.


SECCIÓN Legales