Negocios

Llega un peso-pesado de las "low cost": Norwegian aprobó su plan para volar en el mercado argentino

10-05-2017 Desembolsará hasta u$s4.300 millones en un período de entre 5 y 8 años. La compañía espera el aval de ANAC para operar 146 rutas entre itinerarios de cabotaje, regionales e intercontinentales. Tiene previsto volar unos 70 aviones, aunque en una primera etapa se valdrá de entre 6 y 10 aparatos 
Por Patricio Eleisegui
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Tras una serie de amagues iniciales y una pausa que se hizo extensiva a casi todo el primer semestre del año, la noruega Norwegian aprobó la puesta en marcha de su plan operativo para la Argentina, en lo que representa el inicio de actividades a nivel local de una de las compañías que lidera el negocio de los vuelos baratos -"low cost", en la jerga- a escala mundial.

A través de un comunicado al que accedió iProfesional, el consejo directivo de la empresa con sede en Oslo no sólo certificó este desembarco en términos de demanda de rutas: también informó que ya se encuentra en la etapa de contratación de personal.

En concreto, la firma habilitó la postulación a puestos administrativos a través su sitio Web, aunque aclaró que la búsqueda de tripulantes recién se llevará a cabo en un lapso que se extenderá de julio a septiembre de este año.

Para avanzar con el lanzamiento de sus primeras promociones, Norwegian espera un permiso oficial que llegaría antes de agosto. La firma formalizó su presencia comercial en la Argentina en enero pasado cuando estableció una sociedad conformada por los abogados Diego Ferrari y Matías Cambiaso.

"Argentina es un mercado interesante con un gran potencial, lo cual encaja muy bien con la estrategia global de Norwegian, que combina tarifas asequibles tanto en vuelos domésticos como internacionales", declaró al respecto Christian Melhus, consejero delegado de Norwegian Air Argentina.

De acuerdo a lo divulgado por la compañía, la aérea "ha solicitado un certificado de operador aéreo (AOC) argentino, que está en estos momentos pendiente de aprobación por parte del Gobierno nacional. En la solicitud, Norwegian describe sus planes para una operativa sustancial, incluyendo vuelos domésticos e internacionales."

Según la firma, una vez obtenidos los permisos oficiales -dependientes de la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC)-, los primeros vuelos y promociones saldrán al mercado en el último tramo de 2017.

A fines de marzo Norwegian presentó un plan de acciones en la Argentina que contempla desembolsos por hasta u$s4.300 millones en un período de entre 5 y 8 años. El movimiento también incluyó el pedido de 146 rutas entre itinerarios de cabotaje, regionales e intercontinentales.

La empresa noruega tiene previsto volar unos 70 aviones, aunque en una primera etapa operará entre 6 y 10 aviones Boeing 737-800 y Boeing 737 MAX8 con matrícula argentina (LV). La operación se realizaría en dos bases, una en Córdoba y otra en Buenos Aires, en este último caso operando desde Ezeiza y Aeroparque.

"En el término de un año la empresa debería estar funcionando con unos 15 aparatos para, ya en el 2020, contar con una flota operativa en Argentina del orden de las 30 aeronaves", sostuvo ante iProfesional un analista del sector, en estricto off the record.

Una vez tenga completa su dotación de aviones, Norwegian contará con capacidad para transportar hasta 19 millones de pasajeros por año, además de llegar a 90 destinos distribuidos en 25 países.

En el esquema de operaciones presentado ante ANAC la firma enfatizó que su desempeño comercial en la Argentina generará alrededor de 3.500 puestos de trabajo directos entre técnicos, aeromozos y pilotos, además de otros 60.000 indirectos.

Considerada la tercer "low cost" de Europa y la sexta del mundo, Norwegian cerró 2016 con una facturación del orden de los u$s3.100 millones. En el último período, la compañía transportó casi 30 millones de pasajeros. Fuera de lo pautado para la operación local, la aérea vuela unas 126 aeronaves.

¿Qué es una "low cost"?
Una aerolínea únicamente es considerada como tal si cumple con algunas de las siguientes características esenciales:

- Todas las tarifas que propone están por debajo de las de las compañías tradicionales.

- El pasajero debe abonar por los diferentes servicios que se ofrecen durante el vuelo, así como por el equipaje que supere determinadas dimensiones o peso.

- Estas firmas cuentan con aviones propios, en general nuevos, que les permiten lograr mayor eficiencia y productividad.

- No suelen tener oficinas de atención al público y tratan de efectuar toda la venta de tickets de manera directa, vía Internet, evitando la mediación de las agencias de viajes.

- Cuentan con convenios con aeropuertos llamados de "segundo nivel", que suelen estar lejos de los centros urbanos pero que disponen de una buena conectividad por tierra, ya sea por tren o mediante buses, un sistema multimodal que no está perfectamente aceitado en la Argentina.

- Logran reducir gastos a través de la baja de costos operativos y laborales, un plan de difícil aplicación en la Argentina por los conflictos sindicales que esto traería aparejado.

Luz verde para Avian
A la par de esta decisión de Norwegian, otra "low cost" acaba de obtener luz verde para desplegar su estrategia en la Argentina. Se trata de Avian Líneas Aéreas, la empresa colombiana de vuelos baratos que operará como Avianca.

La empresa fue revisada por expreso pedido de Mauricio Macri debido a que ingresó al país tras adquirir a MacAir, la línea aérea que pertenecía a la familia del Presidente.

Pero la Sindicatura General de la Nación (SIGEN) y la Oficina Anticorrupción (OA) dictaminaron a favor de la empresa, argumentando que no existe conflicto de intereses y que el ministerio de Transporte podrá seguir con la adjudicación de rutas aéreas.

La empresa había adquirido 12 aviones ATR 72-600s, un modelo turbohélice de 68 asientos, para ofrecer servicio en la Argentina.

Dos de ellos están en un hangar del Aeroparque Jorge Newbery, ya con matrícula argentina, mientras que existe otro en Francia que espera la autorización para volar.

La compañía se había presentado en la audiencia pública de diciembre junto a otras low cost, como Andes, American Jet, Alas del Sur y FlyBondi.

Allí solicitó explotar 16 rutas, de las cuales 14 eran de cabotaje, recibiendo los permisos de la Junta de Navegación Aérea que resolvió que cumplía con los requisitos.

Todo comenzó a complicarse cuando en febrero tomó estado público la negociación de la deuda del Estado con el Correo Argentino, que estuvo en poder de los Macri y fue reestatizado por el gobierno de Néstor Kirchner.

En su momento, fue el propio Presidente quien brindó una conferencia de prensa explicando que se volvería a foja cero, para descartar conflictos de interés con las empresas que pertenecieron a su familia.

Ya un mes después, se conoció que Avianca había comprado a MacAir Jet por u$s10 millones, una firma que formaba parte de SOCMA, el histórico holding de los Macri.

Según afirmó ahora la SIGEN, ni Franco ni Mauricio Macri participan ya de la compañía, pero SOCMA es 100% de la familia del Presidente.

Franco dividió las acciones entre sus hijos en 2009. Mauricio, entonces jefe de gobierno porteño, cedió sus acciones a tres de sus hijos, que se reparten en porciones iguales.

 

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR