Espacio Volkswagen

¿Cómo funciona el detector de fatiga del nuevo Volkswagen Passat y cuánto ayuda a la conducción?

18-05-2017 La nueva generación del sedán está en Argentina, con sobrado equipamiento y calidad. En este informe revelamos todos sus aportes para una conducción segura
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La seguridad de los autos se ha convertido en un elemento principal para muchos compradores.

Si bien es sabido que cada adicional encarece el precio, la mayoría de los usuarios entiende que es una "garantía" contar con más airbags o aquellos controles que hacen el manejo más seguro. Es por eso que, las versiones entrada de gama y menos equipadas, son las que menos se venden en la mayoría de las marcas.

La valoración es aún mayor cuando se trata de vehículos de alta gama, donde se busca confort en el andar y tranquilidad al salir a la calle.

En el caso de Volkswagen, uno de los modelos que mejor se adapta a todas las pretenciones es el recién lanzado Passat, el auto tope de gama de la marca, un sedán grande que puede competir directamente con cualquier modelo premium.

En seguridad, el nuevo Passat incorpora múltiples elementos, entre ellos airbag delantero para conductor y acompañante, airbag de rodilla para el conductor, airbag laterales conductor y acompañante delantero y trasero, y airbag de cortina conductor y acompañante, también delantero y trasero.

Además, cuenta con sistema de estabilidad electrónico (ESC), sistema antibloqueo de frenos (ABS)  y sistema de control de tracción (ASR), tres atributos que son cada vez más valorados en los autos.

Sin embargo, el sedán incorpora otros elementos exclusivos pero también de gran importancia para los conductores, y se trata del detector de fatiga. En un contexto cada vez más agitado, muchas veces subir al auto implica entrar en un momento de "relax", y por eso este asistente es cada día más importante.

En Volkswagen, el detector de fatiga es un elemento de seguridad activa. Las informaciones necesarias para que éste detector funcione, provienen de un sensor en el volante que es parte del sistema de control de estabilidad ESP.

Lo que hace es interpretar los movimientos del volante y recomendar al conductor que se tome un pequeño descanso si detecta anomalías en su conducción, ya que la analiza desde el momento en que éste inicia la marcha.

Este patrón de conducta es analizado junto a otras maniobras y factores, como la duración del trayecto o la hora del día, y se calcula un índice de fatiga.

En ese momento, en la computadora de a bordo aparece una señal que ilustra una taza de café y una frase que sugiere al conductor tomarse un descanso para renovar energías y seguir con el viaje.

 

Además de estos elementos, el Passat suma programa electrónico de estabilidad (EDS), diferencial electrónico (XDS), sistema Hill Hold, alarma antirrobo con monitoreo del habitáculo, cinturones de seguridad traseros de 3 puntos y anclaje para asiento de niños con sistema ISOFIX.

También cuenta con el sistema de monitoreo de la presión de los neumáticos, el cual informa al conductor de la presión actual del neumático antes y durante el trayecto. Para tal fin, hay sensores integrados en cada rueda (incluido en la rueda de repuesto), así como en la electrónica de la rueda.

Las ruedas transmiten señales de radio a una unidad de control situada en el extremo posterior. Estas señales proporcionan información sobre la presión del neumático y la temperatura.

Además, cada unidad electrónica comunica su propio código, lo cual permite localizar la rueda afectada. Si la presión del neumático es demasiado baja o se produce una pérdida repentina de presión, se avisa al conductor mediante señales ópticas y/o acústicas.

El sistema de control ayuda al conductor a mantener controlada la presión de los neumáticos. El hecho de que los neumáticos sean controlados permanentemente garantiza un nivel de seguridad elevado. 

SECCIÓN Espacio Volkswagen