Ahora Brasil

Así fue el diálogo sobre el pago de sobornos: la frase que pone al presidente de Brasil contra la cuerdas

18-05-2017 Michel Temer fue grabado por el dueño del frigorífico JBS al que le pide que siga pagando una "mensualidad" a un testigo clave en el caso de Lava Jato para que mantenga en silencio información que podría complicarlo en la causa de corrupción. La oposición pide su destitución
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El presidente de Brasil, Michel Temer, está envuelto en un escándalo que hace tambalear su gobierno.

La Justicia tiene en su poder audios que lo muestran avalando el soborno de un empresario a un potencial testigo en la investigación del mayor escándalo de corrupción en el país, Lava Jato, según el diario O Globo.

El día fue el 7 de marzo, la hora, las 22.30, el empresario, Joesley Batista, uno de los dueños del mayor frigorífico del país, JBS, entró en el Palacio de Jaburu, residencia del presidente de Brasil, y lo vio allí, esperando.

Batista había llegado a la sede gubernamental conduciendo su auto y esa vez, en ese momento, escondía en el bolsillo un grabador encendido.

Fueron en total 40 minutos los que compartieron. Y no hablaron de economía, de exportaciones, de importaciones o de la inflación, sino de la entrega de coimas a un funcionario clave en el ascenso de Temer, Eduardo Cunha, el ex presidente de la Cámara de Diputados que impulsó el "impeachment" que destituyó a Dilma Rousseff. El dirigente hoy está preso por corrupción y la información que tiene sobre el caso Lava Jato podría terminar de hundir al actual jefe de Estado brasileño.

El frigorífico JBS le estaba pagando a Cunha por su silencio.

En la charla, según el medio brasileño, se lo escucha al empresario contarle a Temer que le paga una "mensualidad" de 500.000 reales (u$s160.000 millones) al poderoso legislador.

"¿Tiene que mantener los pagos, ¿vio?", le contesta el mandatario.

Es una frase corta, pero sumamente comprometedora.

Pero el diálogo no termina allí. Batista le solicita ayuda para resolver algunos problemas de su firma. Ese era el trato oculto: la empresa pagaba semanalmente casi u$s160.000 y el Gobierno le facilitaba situaciones, como evasión de impuestos o complicaciones diarias de cualquier tipo. Cabe recordar que se trata del frigorífico que hace unos meses quedó envuelto en otro escándalo en Brasil cuando lo denunciaron junto al otro gigante BRF por vender carne podrida "maquillada" con productos cancerígenos.

"Hable con Rodrigo Rocha Loures", le dice Temer.

"¿Puedo hablar de todo con él?", pregunta Batista.

"De todo", le responde el presidente.

Rocha Loures es un hombre de confianza del presidente. Fue jefe de Relaciones Institucionales de la vicepresidencia. Después del "impeachment", se convirtió en asesor especial del nuevo mandatario y en marzo volvió a la Cámara para ocupar la vacante del ministro de Justicia.

Como prueba, Batista también habría presentado un video en el que se ve a Rocha recibiendo una maleta con 500.000 reales , aseguró también O Globo. El empresario brindó estos datos como parte de un acuerdo con la fiscalía que lo investiga por corrupción.

SECCIÓN Ahora Brasil