Finanzas
La flotación del dólar "pinchó" la bicicleta financiera y en el Banco Central festejaron
19-05-2017 En términos anuales, la suba de la divisa resulta mayor a la tasa de la Lebac. De modo que no hay por ahora  chances de llevarse más billetes
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Desde el miércoles por la noche, cuando se conoció la estallido de un nuevo escándalo en Brasil, en el Banco Central se frotaban las manos para encarar la jornada financiera de ayer. No era que temieran a un día agitado -como realmente fue- ni que se prepararan para salir a contener una posible corrida cambiaria vendiendo reservas.

La verdad, es que Federico Sturzenegger y su equipo esperaban la apertura del mercado cambiario para ratificar dos cosas de las que en el Central están plenamente convencidos y de las que se habló mucho en las últimas semanas. Una, las virtudes del tipo de cambio flexible. Otra: no hay bicicleta financiera.

Una ratificación, es que el tipo de cambio realmente flota y por lo tanto, sube o baja. Y ayer subió cerca de 40 centavos en el mercado mayorista, donde operan los bancos y las empresas. Esa "disparada" del dólar fue leída en el BCRA como la demostración de que el tipo de cambio flexible es la mejor herramienta para atenuar los shocks externos, en este caso la fuerte devaluación del Real, que en un día se depreció cerca del 7%. Si el peso no se depreciaba (2,6%, es cierto, menos que el real) recrudecerían las críticas por la pérdida de competitividad ante Brasil.

La lectura del Central es que el tipo de cambio flexible resultó un buen amortiguador, tanto como lo fue el día siguiente a que se conociera el resultado del Brexit (junio de 2016) o de las elecciones presidenciales en Estados Unidos (noviembre de 2016).

"El credo del tipo de cambio flotante es vertebral en nuestra política, porque nos permite sortear los shocks externos y crear una macro que nos permita un crecimiento sostenido". Esto lo dijo, justamente este miércoles, Sturzenegger.

La devaluación de ayer, si se mantiene, calmará un poco los ánimos entre quienes piden un tipo de cambio mayor para no seguir acumulando atraso cambiario.

Aunque no habría que descartar una nueva discusión: si la suba del tipo de cambio termina siendo un problema a la hora de contener la suba de precios.

Lo que pasó ayer en el mercado cambiario también le ayudó al Banco Central a ratificar su posición en un tema que llegó a la tapa de los diarios: la bicicleta financiera. Una suba de 40 centavos en el tipo de cambio en un solo día amenaza las estrategias de quienes compraron este martes Lebacs a 35 días tentados por la tasa del 25,5% anual.

En términos anuales, la suba de ayer del dólar resulta mayor a la tasa de la Lebac. De modo que no hay por ahora -igual faltan 33 días hasta el vencimiento- chances de llevarse más dólares que los que se tenían antes de invertir en Lebac. La hinchada del carry trade quedó golpeada, al menos en esta oportunidad, según Clarin.

De todos modos, esto ocurrió en el primer día de una crisis de final incierto. Es temprano para saber si los flujos de dólares cambian de sentido y lo que se vio ayer es el nuevo piso del dólar. Pero al menos para las próximas apariciones públicas, es seguro que Federico Sturzenegger citará lo que pasó este 18 de mayo para defender su política monetaria.

 

SECCIÓN Finanzas