Management

Buenos Aires está entre las 50 ciudades más caras del mundo para vivir

22-06-2017 Las urbes asiáticas y europeas encabezaron la lista de las más costosas para ejecutivos expatriados, en tanto que las de EE.UU. lideran en América
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Buenos Aires ocupa el lugar 40 en el ranking de Costo de Vida Internacional 2017, de acuerdo a la encuesta elaborada por Mercer, consultora internacional especializada en Recursos Humanos.

De esta forma la Capital Federal ascendió una posición respecto de la clasificación que la mencionada firma realizó el año pasado. 

"Los cambios que se produjeron fundamentalmente fueron en el costo de los servicios públicos por el incremento de tarifas. El resto de las variables relevadas se mantuvieron relativamente constantes", explicó al respecto Valeria Bohórquez, líder de Career de Mercer en Argentina.

"De todas maneras, la variación en el ranking no está afectada solamente por la inflación propia sino también por la evolución del tipo de cambio del peso frente al dólar, y la relación de ambos combinados respecto de lo que ha ocurrido en otras ciudades", añadió.

Esta edición del ranking ubicó también a la ciudad de Luanda, capital de Angola, en el puesto número uno, debido al costo de los bienes y servicios, seguida de Hong Kong (2), Tokio (3), Zúrich (4), y Singapur (5).

Las ciudades asiáticas y europeas encabezaron la lista de las localidades más costosas para ejecutivos expatriados. En tanto que las de Estados Unidos son las más caras de América. 

Otras metrópolis que figuran entre las 10 con el costo de vida más alto son Seúl (6), Ginebra (7), Shanghai (8), Nueva York (9) y Berna (10), siendo las más baratas del mundo Túnez (209), Bishkek (208) y empatadas en el puesto 206, Skopje y Windhoek.

En América, la ciudad de Nueva York (9) es la más costosa y ascendió dos posiciones con respecto al año pasado, seguida por San Francisco (22) y Los Ángeles (24), que escalaron cuatro y tres lugares, respectivamente.

Entre otras localidades importantes en los Estados Unidos, Chicago (32) subió dos posiciones, Boston (51) descendió cuatro y Seattle ascendió siete lugares. Portland (115) y Winston Salem (140) siguen siendo las ciudades más baratas para expatriados en los Estados Unidos.

Nathalie Constantin-Métral, directora de Mercer, responsable de la elaboración del ranking, comentó: "En general, las ciudades estadounidenses se mantuvieron estables en el ranking o bien han aumentado ligeramente debido al movimiento del dólar estadounidense respecto a la mayoría de las monedas en todo el mundo".

En América del Sur, las ciudades brasileñas de Sao Paulo (27) y Río de Janeiro (56) ascendieron 101 y 100 posiciones, respectivamente, debido al fortalecimiento del real brasileño respecto al dólar estadounidense.

Buenos Aires, capital y centro financiero de Argentina, ocupó el puesto 40, seguida por Santiago (67) y Montevideo, Uruguay (65), que escalaron cuarenta y uno y cincuenta y cuatro posiciones, respectivamente. Otras metrópolis en América del Sur que ascendieron en la lista de ciudades más costosas para expatriados incluyen a Lima (104) y La Habana (151).

"Las preocupaciones inflacionarias continuaron favoreciendo el ascenso de algunas ciudades sudamericanas en el ranking, mientras que el debilitamiento de las monedas locales en algunas metrópolis de la región generó su descenso", según Constantin-Métral.

El estudio indicó que algunos factores como la inestabilidad de los mercados inmobiliarios y el impacto de la inflación sobre los bienes y servicios contribuyeron al costo total de los negocios en el entorno global actual.

"La globalización del mercado queda demostrada por las numerosas compañías que operan en distintos lugares alrededor del mundo y promueven las asignaciones internacionales para mejorar la experiencia de los futuros gerentes", señaló Ilya Bonic, Senior Partner y Presidente de la práctica de Career de Mercer.

"Enviar empleados al extranjero ofrece numerosas ventajas personales y organizacionales, tanto si se trata de asignaciones a largo o corto plazo, incluido el desarrollo profesional mediante la adquisición de experiencia global, la creación y transferencia de habilidades así como la reasignación de recursos", agregó.

Para apoyar la creciente cantidad de asignados internacionales que trabajan en un número cada vez mayor de lugares, las empresas se están enfocando en evaluar las asignaciones desde una perspectiva cultural, preparándose para los movimientos regionales y laterales y, fundamentalmente, modificando los enfoques de compensación para mantener la competitividad, según indicaron desde Mercer.

Por su parte, Melissa Mata Sardi, líder de la Práctica de Movilidad de talento para Mercer Latinoamérica, consideró que las expatriaciones en la región continuarán en ascenso en los próximos años.

Para ello se basa en la manera en cómo las organizaciones multilatinas y corporativos latinoamericanos multiplican su negocio principalmente a través a la expansión internacional de manera orgánica, así como a través de fusiones y adquisiciones en otros países, generando la necesidad de llevar al lugar y costo adecuado al talento expatriado que asegure la consolidación estratégica de la nueva operación.

Actualmente las expatriaciones pueden ocurrir por motivos varios que tienen que ver fundamentalmente con necesidades del negocio, pero así también con planes de desarrollo para actuales o futuros ejecutivos. "La experiencia internacional e intercultural es clave para el ejecutivo de hoy", sostuvo Bohórquez.

Por lo tanto, las organizaciones multinacionales están evaluando cuidadosamente el costo de los paquetes de expatriados para sus asignados internacionales y las multilatinas no escapan a esta tendencia.

SECCIÓN Management