Negocios
Rodríguez Larreta apura la creación del mayor espacio verde de su gestión
10-07-2017 Se trata del Parque del Bajo un proyecto trunco de principios del siglo pasado, que va del CCK hasta la Aduana                                                                                                                               
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La Ciudad concretará en 2018 un proyecto que tiene más de cien años. Se trata del Parque del Bajo -entonces denominado Parque de Julio-, ubicado en el espacio que va desde el Centro Cultural Kirchner hasta la Aduana, pasando por la Casa Rosada y el Edificio Libertador, entre las avenidas Ingeniero Huergo y Paseo Colón. 

Con la nueva configuración, la Ciudad sumará 35 mil metros cuadrados de verde en pleno centro. Es un beneficio colateral de la construcción de la autopista ribereña que integrará de manera definitiva Puerto Madero al centro y cambiará por completo la Ciudad. 

El nuevo parque se "alimentará" de cocheras de varios edificios públicos -CCK, Libertador- y zonas inutilizadas, ademas de absorber el helipuerto presidencial y buena parte de la plaza ubicada atrás de la Casa Rosada que en su momento Cristina Kirchner rodeó con rejas.

El proyecto recupera un diseño de 1845, cuando se planificó el entonces denominado Paseo de Julio que contenía una arboleda y muro para contener las  crecidas del Río de la Plata, que iba desde la Avenida Alvear hasta Paseo Colón.

A su vez, este parque tendrá continuidad en los nuevos espacios públicos que se construirán sobre la autopista ribereña, que irá enterrada, en un esquema de trinchera.

El proyecto busca recuperar una antigua idea, cuando la Argentina se ubicaba entre las naciones más desarrolladas de la región.

En 1845 comenzó a diseñarse lo que el año próximo será el Paseo del Bajo. En ese entonces se llamaba Paseo de Julio y contenía un muro y una arboleda que llegaba casi desde Avenida Alvear hasta Paseo Colón. La intención era contener las crecidas del Río de la Plata y cumplió su función hasta que con la llegada del siglo XX la Ciudad comenzó a cambiar su fisonomía.

Ahora, con la llegada del nuevo parque lineal, La Rábida, la avenida que bordea por detrás la Casa de Gobierno se moverá unos metros más arriba y tendrá una traza más recta, aunque conservará su característica "panza". Ampliará sus carriles de manera de solucionar el cuello de botella que se produce en horas pico, desde que se inauguró el Metrobus del Bajo.

Para dar paso a la nueva traza de la Rábida y ganar metros de parque público, se le quitará a la Casa Rosada buena parte de la plaza enrejada que está a sus espaldas. Para esto, la estatua de Juana Azurduy se mudará frente al Centro Cultural Kirchner, al igual que la de Juan de Garay, segundo fundador de Buenos Aires. 

El monumento en honor a la heroína boliviana había sido objeto de controversia cuando Cristina Kirchner la ubicó en el lugar de una estatua de Cristóbal Colón. La poco agraciada base del conjunto escultórico escultura está en muy malas condiciones por fallas en su construcción. Al interior se inunda y por eso cuando se la traslade frente a la entrdada del CCK de la calle Perón, se le construirá una nueva. 

En esa zona, donde hoy hay una gran playa de estacionamiento, comenzará el parque que continuará sobre el terreno que actualmente pertenece al helipuerto presidencial. Cuando la obra esté terminada, Macri o quien lo suceda aterrizará en una zona mucho más próxima a la Casa Rosada. Y dejará de tener el segundo estacionamiento que linda con La Rábida y el característico Mástil Nacional.

El Edificio Libertador del Ministerio de Defensa también ocupará un perímetro mucho más pequeño y cederá gran parte de la superficie exterior que tiene en este momento, incluido su garage de superficie. Unos metros más adelante del edificio habrá una reja y desde allí hasta la avenida Paseo Colón continuará el parque lineal.

El paisaje que rodea a la Aduana Taylor también cambiará. Actualmente hay una plaza seca que ocupa más de la mitad de la manzana, ese terreno también pasará a pertenecer al parque lineal que proyecta Horacio Rodríguez Larreta.

De un extremo a otro el nuevo Parque del Bajo tendrá más de 800 metros e incluirá bicisendas, centros para ejercitarse y juegos infantiles. La obra esta a cargo del Ministerio de Desarrollo Urbano que conduce Franco Moccia.

La Legislatura aprobó el proyecto en marzo de este año. La ley prevé que el proyecto paisajístico tome en cuenta las propuestas de un concurso público organizado por el Gobierno porteño, FADEA y la Sociedad Central de Arquitectos. La ley permite la construcción de hasta 1.500 cocheras bajo el parque, señala La Política Online.

SECCIÓN Negocios