Management

El futuro del trabajo: anticipan cómo será tener a robots como "compañeros" de oficina

13-07-2017 Ante la inminencia de una cuarta revolución industrial, la firma privada de tecnología más grande del mundo propone "sociedades" entre máquinas y humanos
Por Paula Krizanovic
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El avance de la robotización, el "machine learning" y de la Inteligencia Artificial (IA) entre otras tecnologías, y su consecuente impacto en el mundo del trabajo, es uno de los temas que más peldaños escaló rápidamente en la agenda de los expertos en Capital Humano

No existe industria o sector que no esté analizando estrategias para adaptarse a esas innovaciones, como ya lo hicieron con otras de adopción más rápida para sus procesos, como la computación en la nube (cloud) y herramientas de Analytics y Big Data.

Los más apocalípticos ponen el foco en el incremento en las filas de desempleo que se producirá de la mano de la robotización, sobre todo entre las poblaciones más vulnerables y de menor formación académica.

Del otro lado se ubican los que esperan que la tecnología promueva respuestas para todos los males del mundo, no solo los de producción sino también las enfermedades, el medioambiente, la pobreza e incluso el trabajo.

"La gente ha vivido y trabajado junto con la tecnología, o las máquinas, durante siglos. Pero a causa de la aceleración del desarrollo de software, estamos a punto de ver un cambio radical en nuestra relación con las máquinas, caracterizado por una mayor eficiencia, unidad y posibilidades", terció en este debate el Gerente General de Dell EMC en Argentina, Uruguay y Paraguay, Guido Ipszman.

Esta compañía, que surgió el año pasado de una fusión que dio como resultado la firma privada de tecnología más grande del mundo, presentó este miércoles un informe a nivel mundial que apunta a brindar una propuesta de solución para esta gran incógnita que es cómo lucirá el futuro del trabajo cuando se termine de consolidar este proceso que ya se considera una "cuarta revolución industrial".

El objetivo fue consultar a expertos de diversos sectores y experiencias cuál será el impacto de las tecnologías emergentes en la vida de los seres humanos. Y estos sugirieron un cambio de paradigma.

Desde Dell EMC proponen que, en lugar de adentrarse en el debate entre optimistas y apocalípticos, se vire el foco para entender los vínculos entre máquinas y seres humanos como una sociedad (partnership).

"En 2030, dependeremos de las máquinas para manejar distintos aspectos de nuestras vidas personales. Nos convertiremos en 'conductores digitales'. La tecnología funcionará como una extensión de nosotros mismos, ayudándonos a dirigir mejor nuestras actividades diarias", describió Ipszman.

Vínculos
En 2030 habrán surgido, anticipa la compañía, relaciones de colaboración y de dependencia entre humanos y máquinas tanto en el ámbito laboral como en el hogar.

"Como el poder de la tecnología se multiplica 10 veces cada cinco años, también lo hará nuestra dependencia", resumió el directivo de Dell EMC para los menciondos países de Cono Sur.

Según esta firma, la forma de arribar a una mejor configuración del futuro será "construir sobre las fortalezas mutuas", clasificando las "skills" que cada componente de esa relación tendrá de forma única.

En esta asociación, "las máquinas aportarán velocidad, automatización y nuevas eficiencias radicales. Esencialmente, crearán más datos y harán más trabajo. Debido al volumen de trabajo y el cambio rápido, los seres humanos serán necesarios para el contexto, el juicio y la resolución de problemas", describió Ipszman.

Los cambios impactarán tanto en el mundo laboral como en el ámbito personal. En este último, de acuerdo al ejecutivo argentino, los robots de telepresencia para el hogar (OhmniLabs) permitirán a los usuarios estar en la misma habitación con familiares, amigos y colegas, sin tener que estar físicamente presentes.

"Por lo tanto, si un padre está viajando por trabajo, pero quiere participar de las cenas familiares o ayudar a sus hijos, lo puede hacer", ejemplificó.

Otra revolución será la de los asistentes de inteligencia artificial integrados y personalizados, que colaborarán con las personas de manera predictiva y automatizada.

Por otra parte, las tecnologías emergentes también modificarán la manera en cómo se llevan a cabo los negocios y transformaciones en términos de búsqueda de talento, gestión de recursos, ofrecimiento de servicios, etc.

En cuanto al reclutamiento, Ipszman asegura que "para el 2030, el trabajo no será un lugar, sino una serie de tareas, que serán subcontratadas a los mejores talentos del mundo". Es decir, el trabajo buscará a las personas.

Los expertos consultados por Dell EMC estimaron que alrededor del 85% de los empleos que los actuales estudiantes van a tener en los próximos 10 años, ni siquiera fueron inventados al día de hoy. "Asimismo, muchos de estos trabajos requerirán destrezas que aún no han sido aprendidas", añadió el gerente local de esta empresa.

El ritmo del cambio será tan rápido, que la gente aprenderá "en el momento", haciendo que la capacidad de adquirir nuevos conocimientos (learnability) sea más valioso que el propio conocimiento.

Tecnologías emergentes 
La investigación, realizada por el Institute for the Future (IFTF) junto a 20 académicos y expertos en tecnología y negocios, analiza la manera en la que las tecnologías emergentes modificarán la vida de las personas en el corto y mediano plazo.

El tema preocupa sobre todo a los empresarios que cada vez tienen menos certezas para estimar cómo será el futuro desarrollo del sector en el que operan.

Según el Índice de transformación digital de Dell, el 52% de los tomadores de decisiones ejecutivos de 16 países experimentaron disrupciones considerables en su sector como resultado de las tecnologías digitales.

Y casi uno de cada dos negocios cree que hay una posibilidad de que su empresa quede obsoleta en un período de tres a cinco años.

¿Cómo impactarán las innovaciones en ese sentido? Una de las más influyentes será la Inteligencia Artificial. "Desde algoritmos que encuentren patrones en datos hasta el desarrollo de inteligencia cognitiva con interpretación ágil, los 'humanos virtuales' dejarán de ser una fantasía de la ciencia ficción", anticipa el reporte de IFTF.

También anticipan que los robots saldrán del exclusivo ámbito de las fábricas para extenderse a otras áreas del trabajo y de la experiencia humana, incluyendo hogares, colegios y hospitales.

En tanto que la Realidad Aumentada y la Realidad Virtual modificarán la forma en la que vemos el mundo, permitiendo el acceso en tiempo real a información inmersiva.

"En combinación con amplias redes de sensores, su alcance y resultados se vuelven más tangibles", aclaran al respecto los expertos consultados por Dell EMC.

Por último, la computación en la nube es una de las tecnologías emergentes que más rápido se adoptaron en las empresas, incluso las locales.
Es un modelo operativo que todas las empresas que busquen optimizar sistemas y mejorar su eficiencia deberán adoptar.

 

SECCIÓN Management