Comex

La Agencia Argentina de Inversiones está en un limbo, en medio de fuertes pujas entre Cancillería y Producción

31-07-2017 Unos 400 consejeros comerciales que se encuentran en el país y en el exterior quedaron sin funciones específicas tras un decreto que les quitó atribuciones
Por Mara Laudonia
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Desde que salió a la luz el decreto 513 el pasado 17 de julio, que regula la Ley de Ministerios y quitó atribuciones de la promoción de inversiones y comercio exterior al Ministerio de Relaciones Exteriores y las derivó al Ministerio de Producción, la Cancillería quedó presa de un clima de revuelo interno que estalló en la reunión que el último jueves convocó APSEN, el sindicato de los diplomáticos.

Sucede que, de la noche a la mañana, quedaron sin funciones expecíficas al menos unos 400 representantes y consejeros comerciales que se encuentran ubicados en el país y en el exterior. A la vez, recrudeció una vieja interna entre el ministerio de Producción y la Cancillería.

Los diplomáticos denuncian que quedaron suspendidas las gestiones oficiales para las ferias y promociones que realizaban los consejeros comerciales, debido a que les fueron quitadas sus atribuciones al respecto.

Consideran que algún intento por el estilo podría ser considerado ilegal, bajo la óptica del nuevo decreto que, por un lado, quitó las funciones de promoción de inversión y de comercio exterior a Cancillería y las pasó a manos del ministro Francisco Cabrera.

Por el otro, la norma tuvo como consecuencia inevitable la remoción del titular de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional (AAICI), Juan Procaccini, que funcionaba en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

No obstante, el día de la renuncia de Procaccini, el pasado 21 de julio, Producción envió un comunicado que sostenía sin más que continuaba en funciones el "mismo equipo" que lo acompañaba.

Lo integran "Pablo Tarantini, actual director general Inversiones, y Juan Pablo Tripodi, director general Comercio Internacional", precisó Producción, quienes continuarán gestionando "el aterrizaje de u$s63.000 millones de dólares de inversiones, y unos u$s60.000 millones más de inversiones latentes".

La Asamblea, realizada en el microteatro de Cancillería el jueves por las tarde, fue convocada por el personal administrativo y diplomático con el objetivo de fijar una posición común de cara el encuentro formal que mantendrán con el nuevo Canciller Jorge Faurie, el próximo 3 de agosto para planetar el malestar reinante por el desorden institucional generado.

Allí se conoció que circula un listado de al menos unos 400 afectados por el nuevo decreto, que quedaron sin función específica.

La primera inquietud gira en torno a cuáles serán las nuevas atribuciones de los diplomáticos afectados.

"Existe una confusión institucional generada en una area que tiene más de 20 años, y que funcionó historicamente bajo el nombre de la Fundación Exportar", expresó una de las fuentes involucradas. Más recientemente, con la gestión de Mauricio Macri dicha Fundación se transformó en la Agencia de promoción que luego eliminó el decreto 513 en cuestión.

“Se traspasaron atribuciones a Producción pero no el personal; ¿esto quiere decir que habrá una estrcutura paralela a la ya exsitente, con el derroche de recursos y lo que cuesta capacitar a nueva gente? ¿Qué pasara con el personal de Cancillería, será reubicado?", fueron algunos de los interrogantes que surgieron durante la asamblea.

Se descuenta que los empleados de Cancillería defenderán con uñas y dientes sus puestos actuales para no perder rango diplomático.

Por su parte, la asociación de trabajadora del Estado, ATE, tambien hizo llegar su inquietud con un comunicado tanto o más enérgico que el distribuido entre la APSEN (por su siglas Asociación de Profesionales del Servicio Exterior de la Nación).

Este decreto, que se conoció prácticamente un mes después de la asunción formal de Fourie como Canciller, recrudeció una vieja interna entre Producción y los diplomáticos, que comenzó con la nueva gestión macrista y la llegada de Susana Malcorra al timón de la Cancillería.

Sucede que, apenas asumió en Producción, Cabrera quería llevar las riendas en la promoción de inversiones y de comercio exterior, pero se encontró con la resistencia de Malcorra.

Fue la ex jefa de Gabinete del titular de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, quien apenas asumió como ministra de Macri defendió la función histórica de Cancillería y logró retener dicha área de influencia, al convencer al Presidente de crear la nueva agencia bajo el paraguas de la cartera de Relaciones Exteriores.

El tironeo le costó el nombramiento formal como titular de la nueva Agencia a Marcelo Elizondo, ex director de la Fundación Exportar, quien era el candidato natural para dirigir la dependencia gestada como parte de un proyecto de promocion de inversiones encabezado por el mismo Elizondo desde la Fundación Pensar, el think tank del PRO.

Elizondo había sido confirmado en el equipo de Producción apenas unos días después la asunción del ministro Cabrera, pero la Agencia nunca llegó a funcionar bajo esa órbita. En consecuencia, quedó a cargo Procaccini, un hombre que obedecía a Mario Quintana y que en un principio se había pensado para ocupar el puesto de segundo de Elizondo.

Estas rispideces salpicaron también a otras carteras, que tomaron la decisión de ir por su cuenta. En consecuencia, en la práctica, se fue dispersando la promoción de inversiones y del comercio exterior.

A modo de ejemplo, el ministerio de Agroindustria se decidió por avanzar con la creación de su propia  "Dirección Nacional de Relaciones Agroalimentarias Internacionales".

La reunión del jueves último fue multitudinaria. Acudieron diplomáticos y administrativos de la Cancillería, preocuados por la nueva situación, y la sospecha de que Faurie, visto como un funcionario promovido por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, se mantendría al margen de la interna de modificar el vacío institucional que produjo la introducción del decreto 513.

Desde Producción mantienen un silencio hermético pero se supo que barajan alternativas intermedias, como que la Cancillería se quede con la promoción y las ferias, al contar con personal capacitado para ello, pero que sean piloteadas desde el Ministerio que conduce Cabrera.

Ahora bien, los diplomáticos argentinos por el mundo se preguntan, "¿a quién debemos responder, a Cabrera o al embajador?". Técnicamente les compete responder al segundo, que a su vez responde directamente al Canciller.

En el medio de la discordia quedó el secretario de Relaciones Económicas Internacionales, Horacio Reyser, quien asumió en su cargo en diciembre de 2016 y responde directamente a Macri.

Todo indicaría que, tras la salida de Procaccini, y pese al pase del área a Producción, Reyser será favorecido con la misión de promover las anheladas inversiones.

La incógnita es si seguirá o no en Cancillería, o si cruzará el charco a Presidencia -donde asesoró al jefe de Estado durante el primer año de gestión, también en inversiones- o si lo hará desde alguna otra dependencia oficial, a la luz del nuevo decreto que para muchos, es como mínimo confuso.

El sector privado también entró en alerta, ya que comenzó advertir el parate en las promociones oficiales.

Las cámaras que nuclean el comercio exterior en el país se mantienen expectantes y prudentes de enviar su posición de incomodidad a nivel público, en medio del desarrollo de la campaña electoral y ante la inminencia de las PASO, que se celebrarán el próximo 13 de agosto.

Uno de los expertos que sigue de cerca el asunto, Miguel Ponce, director del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI, reveló que tuvo acceso al comunicado de denuncia que circula entre los diplomáticos que alertó el nivel de confusión y el deterioro institucional del área que, paradógicamente, Macri busca dinamizar con mayor urgencia, para traer dólares genuinos y apuntalar el crecimiento.

Otro de los que conoce el paño y manifestó disconformidad total es Raúl Ochoa, ex secretario de Comercio Exterior y miembro consultor del CARI, quien cosideró que "con este decreto se va para atrás; en vez de avanzar donde la Argentian requiere una fuerte política exterior y recuperar el acceso a los mercados, con personal capacitado". 

Ochoa también se mostró sorprendido "por el timing" para efectuar este tipo de cambios, previo a las elecciones.

"Hoy no hay nadie que conduzca la promoción de comercio exterior de la Argentina ", remató Ponce.

SECCIÓN Comex
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR