Finanzas

Costó caro mantener la calma electoral en la City: el Central tuvo que vender u$s584 millones para contener al dólar

09-08-2017 Con un volumen récord que no se veía desde el 2014, la autoridad monetaria tuvo que realizar una fuerte intervención para doblegar a los inversores que huyen del peso. No obstante, el billete verde volvió a subir y se ubicó a $18,04 en promedio
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La jornada cambiaria fue, sin eufemismo, lo más parecido a una corrida contra el peso en la Argentina. Con un volumen récord en el mercado cambiario, los inversores salieron masivamente a comprar dólares a pocos días de llevarse a cabo las elecciones primarias.

El fantasma de Cristina Fernández de Kirchner, sumado a un rearmado de carteras global, impactó en el tipo de cambio y en la pasiva estrategia que llevaba a cabo el Banco Central.

Este miércoles, el Central tuvo que vender u$s584 millones en el mercado de cambios según se informó oficialmente desde la entidad. 

El volumen, insólitamente elevado que rozó los u$s1.000 millones (el máximo desde el 2014), otorgan una pista de cómo vivió el mercado esta jornada frenética.

Según supo este medio, el Central empezó la rueda vendiendo en bloques de 10 millones, luego 20 millones y así hasta llegar a 50 millones de dólares. 

Esto lo hacen para "limpiar" el mercado y que los que estén pulseando con la mesa del BCRA que comanda Demian Reidel, tengan que salir a hacer grandes apuestas. 

"La dolarización de portafolios y la huída hacia el dólar requirieron una enérgica acción del Central para acotar la evolución de los precios", indicó Gustavo Quintana, de PR Cambios.

"El significativo esfuerzo oficial hizo retroceder al dólar mayorista colocándolo en los niveles del lunes de esta semana", agregó. De hecho, por la ola de venta de dólares que el Central, el billete en el circuito donde operan bancos y grandes empresas quedó en $17,70, dos centavos menos que el día anterior. 

El dólar minorista quedó con una mínima suba hasta $18,04 para la venta mientras que el dólar blue se operaba en $18,41 al cierre de la rueda. 

Desde el Banco Central venían avisando que iba a haber tolerancia cero a los "movimientos disruptivos", léase subas abruptas del dólar. Al constatar que el mercado seguía sin liquidez por el lado de la oferta, la única alternativa que hay es abastecer ese faltante con las reservas. 

"Son días atípicos. Por eso conviene evitar cualquier disrupción, no la vamos a tolerar", afirma enfáticamente una fuente oficial, dejando en claro que no habrá espacio para que se genere una "mini corrida" cambiaria.

En el mercado financiero, si bien algunos critican al Central por su tardía intervención para frenar la suba del billete, creen que no le queda otra que soltar divisas para contener las presiones cambiarias.

“Estos días el BCRA está haciendo lo que yo haría, evitar la locura preelectoral. Entonces vende dólares, vende dólares y estamos hablando de una nueva política cambiaria, lo vamos a saber la semana que viene con la reacción del sector privado”, analizó el economista Juan Carlos De Pablo. 

Desde Portfolio Personal, el director Lucas Gardiner, comentó que “hay movimientos de precios dentro del mercado que no son racionales, o al menos no encuentran una explicación lógica".

"Se encuentra personas que hace dos meses atrás se apuraban a vender dólares porque estaban convencidos que podría seguir bajando, y hoy creen que hay que esperar porque están convencidos que seguirá subiendo. Pero creo son comportamientos irracionales, que insisto no encuentran una explicación lógica", relató. 

Hacia adelante, hay que pasar la semana. Saben en el Central que hasta el viernes el mercado estará "pesado" y las presiones sobre el tipo de cambio se mantendrán.

Pero, ya avizoran una luz de esperanza. En principio, muchos funcionarios de la primera línea no creen que vaya a ser tan decisivo un escenario en el que Cristina Kirchner se alce con la victoria. Salvo que el triunfo sea apabullante, pero esta posibilidad no figura en sus proyecciones ni en sus planillas de cálculo.

Eso no significa que no estén atentos al resultado de las urnas, ya que entienden que la próxima semana -con la elección consumada- será pródiga en cuanto a señales que arrojen los inversores, tanto pequeños como los grandes.

"En términos cambiarios, no le veo problema a ningún escenario. Pasados los comicios, el dólar irá buscando el equilibrio más allá de cuál sea el resultado", afirma el funcionario del BCRA. Creen que la demanda, despejado el tema electoral (sea para el lado que se decida) empezará a volver. Creer o reventar. 

SECCIÓN Finanzas