Impuestos

Aduana prepara una mega subasta en Mendoza

13-08-2017 Durará tres días, y se subastarán principalmente artículos electrónicos. Todavía no se sabe en qué fechas se realizará                                                                                                                    
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La Aduana prepara una subasta de tres días que el Banco Ciudad llevará a cabo en Mendoza a comienzos de septiembre.

Si bien no hay una lista de los elementos que serán subastados, se cree que serán en su mayoría electrónicos, como teléfonos de alta gama y computadoras, aunque también habrá vehículos.

Hasta ahora, la fecha para la realización de la subasta es el 6, 7 y 8 de setiembre, aunque no se descarta que se cambie si no se consigue un lugar adecuado para llevarla a cabo antes de esas fechas.

Autoridades esperan recaudar alrededor de $6 millones, cifra similar a la conseguida por una subasta similar realizada en junio en Córdoba, en donde se recaudaron cerca de $8 millones de pesos.

En esa oportunidad se remataron, entre otros objetos, autos de alta gama y lingotes de oro. Los artículos más requeridos, de todas maneras, fueron los electrónicos, como iPads e iPhones.

Esos artículos fueron vendidos entre $7 mil y $20 mil, un precio muy menor al que debe pagar alguien que quiera comprarlos en un negocio común.

Estas subastas se realizan, además de para recaudar fondos, para liberar lugar en los depósitos de la Aduana, que se encuentran colapsados. 

Origen de los bienes
Se trata de productos que tanto viajeros como empresas importaron pero terminaron retenidos por los controles de la Dirección General de Aduanas (DGA), mayormente de Mendoza pero también proveniente de las Aduana de San Juan.

Los motivos de las confiscaciones de los bienes en depósito son diversos, y en muchos casos se incrementaron desde el inicio del fenómeno de compras llamado “efecto Chile”.

Entre ellos se destaca, justamente, el no pago por exceso de la franquicia de u$s150 por individuo prefijadas para compras, que terminaron en el Complejo de Horcones como auténtico filtro. 

Otras causas son, obviamente, mercadería que intentó ingresarse al país de contrabando; infracciones derivadas de un proceso contencioso administrativo y por supuesto distintos bienes importados sin nacionalizar, que por lo general pasado 1 año desde su secuestro, sin completarse el trámite, queda como rezago en depósito.

Respecto de las confiscaciones en Horcones, desde la DGA remarcaron que su origen está en la presunción de compra para fines comerciales (comprar para revender) e incluso intentar ingresar bienes prohibidos, como autopartes y anteriormente heladeras y lavarropas, sobre los que pesa una multa y son irrecuperables.

SECCIÓN Impuestos
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR