Impuestos

Reforma tributaria: Dujovne le presentó el proyecto a Macri, pero afirmaron que "fue una reunión más"

28-08-2017 El encuentro duró dos horas y media y estuvieron presentes funcionarios de Gabinete y del área económica. La iniciativa apunta a simplificar el sistema, reducir las exenciones vigentes y no descarta disminuir aportes patronales. El objetivo será bajar la carga impositiva del 41% actual al 33%
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La reunión, en la previa, había acaparado todo el interés de la jornada. Sin embargo, al parecer, sólo se trató de una reunión de rutina.

Esta tarde, a las 15, el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, presentó al presidente Mauricio Macri el anteproyecto de reforma tributaria, una de las medidas más esperadas por los empresarios, especialmente los ligados a la industria.

Varios funcionarios del área económica analizaron los avances en el proyecto de reforma impositiva, que el gobierno prevé finalizar y presentar después de las elecciones generales del 22 de octubre.

Del encuentro que se prolongó por dos horas y media en el Salón de los Científicos de la Casa de Gobierno, también estuvieron el jefe de Gabinete, Marcos Peña; los ministros coordinadores del Gabinete, Mario Quintana y Gustavo Lopetegui; el ministro de Interior, Rogelio Frigerio; y el director de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad.

Fuentes oficiales aseguraron que el encuentro "fue uno más de los que viene manteniendo el presidente con sus colaboradores, en los que se continúa estudiando cada uno de los puntos de la iniciativa" de reforma tributaria.

Entre las medidas que se estudiarían está la de convertir al impuesto al cheque como un pago a cuenta de Ganancias u otros tributos, tal como lo había presentado su creador, Domingo Cavallo, en abril de 2001.

También se busca un acuerdo con las provincias respecto del impuesto sobre los Ingresos Brutos en el que se manejan un par de opciones: la reducción generalizada de sus alícuotas o su eliminación lisa y llana, a cambio de la implantación de un impuesto a la Venta Final.

La primera opción ya tuvo un adelanto con la baja de la alícuota en el caso de los créditos hipotecarios en algunos distritos.

Desde diferentes sectores empresarios se viene reclamando por una modificación en la estructura tributaria, no solo por lo que representa de manera global como costo para la producción y el comercio, sino por la existencia de gravámenes considerados distorsivos, tanto en la jurisdicción nacional como en las provinciales y en las tasas y contribuciones municipales.

La crítica es compartida por el propio gobierno, al punto tal que Macri declaró que "los impuestos nos están matando".

Pero más allá del consenso en la necesidad de reducir la carga impositiva, desde el oficialismo también se advirtió que las dificultades para disminuir el gasto –en especial en el área social– constituye uno de los principales obstáculos para profundizar esa tarea.

En consecuencia, la reforma no implicaría una reducción brusca de las alícuotas sino una disminución moderada y gradual. En ese sentido, Dujovne, al disertar en el Consejo de las Américas, pronosticó que el gasto público consolidado –actualmente del 41% del PIB– recién bajaría al 33% en 16 años.

Precisiones
En tanto, en el marco de la jornada sobre reforma tributaria organizada por el Consejo Profesional en Ciencias Económicas porteño, Andrés Edelstein, subsecretario de Ingresos Públicos, adelantó los lineamientos generales de la inminente reforma tributaria.

Como primera aproximación el funcionario fue categórico: "Nuestra meta es reducir distorsiones en el sistema y eliminar exenciones  y tratamientos especiales para dar mejores condiciones para la generación del empleo y la actividad económica".

"El punto de partida es que sea neutral la reforma y que ayude a que se normalicen las variables que por todo lo que hemos vivido en los últimos años se han salido de lugar", agregó Edelstein.

El subsecretario de Ingresos Públicos también señaló que “es mucho más fácil hacer una reforma en épocas de bonanza”.

En su exposición, Edelstein hizo un repaso por la situación fiscal del país, donde resaltó el elevado nivel de gasto público y el aumento de la presión tributaria que se produjo en los últimos años.

También hizo un análisis de la estructura tributaria actual, comparando los niveles de imposición de la Argentina (renta corporativa, IVA y otros impuestos) con los de los países de la OCDE y de América latina.

Asimismo, precisó los principios que deben ser observados para el armado de la reforma tributaria:

- Propender a fortalecer la equidad de la presión tributaria:

Reduciendo exenciones y distorsiones del sistema.

Atacando la elusión y la evasión fiscal.

Hacer todo lo posible para formalizar la economía.

- Profundizar su progresividad:

Buscar un equilibrio entre la imposición sobre los consumos y la imposición sobre la renta.

Simplificar su estructura y administración:

Reducir los tratamientos especiales.

Revisar tributos ineficientes.

Hacer todo lo posible para facilitar el cumplimiento de los contribuyentes.

Fortalecer la complementariedad y la coordinación a nivel nacional:

Alinear los objetivos y las propuestas de las distintas jurisdicciones.

- Propender al establecimiento gradual de las reformas:

La reforma deberá ser gradual atendiendo siempre al equilibrio presupuestario.

Reforma impositiva
Hasta el momento, sólo se conocen lineamientos generales de la reforma impositiva que plantea el Gobierno:

-Impuesto al Cheque: Aunque hay coincidencia en que se trata de uno de los tributos más distorsivos que tiene la economía, el Gobierno no apuesta a eliminarlo.

Así como está previsto para las pequeñas y medianas empresas en la Ley Pyme, la idea oficial es que pueda tomarse a cuenta del impuesto a las Ganancias.

Habrá un esquema de gradualismo, por lo que el primer año se podrá descontar hasta 20% y así sucesivamente hasta llegar a los cinco años. El plan no es eliminarlo porque el objetivo es beneficiar al que cumple pero castigar al que evade, en referencia a que muchas personas tienen cuenta bancaria pero aún así, no pagan todo lo que deberían.

-Impuesto a las Ganancias: También con este tributo la idea es seguir los lineamientos planteados por la Ley Pyme. Las empresas que reinviertan sus utilidades pagarán menos Ganancias o directamente no pagarán. Y el mínimo no imponible no se modificará.

-IVA: El Gobierno no está pensando en bajar el IVA, ni siquiera para los productos de primera necesidad como plantea la plataforma de campaña del candidato 1País, que lidera Sergio Massa. Hay una idea, sin embargo, de evitar las fuertes distorsiones que hoy existen entre distintos alimentos, ya que algunos están exentos, otros pagan 10,5% y otros 21 por ciento.

-Renta financiera: El Gobierno está pensando en gravar los intereses de las personas físicas los títulos públicos.

-Ingresos brutos: Este es un impuesto provincial que representa, para todos los distritos, la mayor parte de la recaudación. Por lo tanto, será una discusión ardua que deberá dar el Ejecutivo con los distintos mandatarios.

SECCIÓN Impuestos
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR