Economía

Tras el guiño del FMI, Dujovne intentará convencer a los inversores de que la agenda de reformas está en marcha

11-10-2017 El ministro mostrará los indicadores positivos de la economía, como la baja de la inflación y el repunte de la actividad. Pero también contará con los sondeos favorables para las Legislativas que prometen darle un envíon al Gobierno para lanzar medidas que reduzcan el déficit y la carga tributaria
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En lo que resta de la semana, el equipo económico del Gobierno participará en Washington de la reunión anual del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM), donde volverá a mostrar a la Argentina como un país atractivo para las inversiones.

Será una misión difícil, pero el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, tendrá un escenario más favorable que el de sus antecesores.

Es que, durante el kirchnerismo, el ministro de Economía Axel Kicillof se presentaba en el encuentro con buenos números, pero obtenidos de un INDEC cuestionado por sus métodos para medir los principales indicadores económicos.

En el primer año de Cambiemos, su sucesor, Alfonso Prat-Gay, con el saneamiento del órgano estadístico en curso, contaba con cifras no tan alentadoras.

Por su parte, Dujovne contará no sólo con números positivos, como la baja de la inflación y la salida de recesión, entre otros; sino que el INDEC recuperó su confiabilidad en el relevamiento de datos.

De hecho, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aceptó a la Argentina como adherente tras la normalización del ente estadístico, lo que se interpreta como una especie de "certificado de calidad" de sus mediciones.

Entre los indicadores que usará para convencer a los inversores, uno de los principales será la baja de la inflación.

A pesar de que no se cumplirán este año las meta del 17% definida por el Banco Central –su presidente, Federico Sturzenegger también viajó a Washington, al igual que el ministro de Finanzas, Luis Caputo–, la mejora es palpable.

En este sentido, se pasó del 40% de 2016 que midieron en promedio las consultoras al 23,1%, última cifra anualizada del INDEC, entre agosto de 2016 e igual mes de este año.

El otro gran indicador será la reducción de la cantidad de argentinos en situación de pobreza, uno de los ítems con los que el presidente Mauricio Macri desea que evalúen su gestión.

Según las últimas mediciones oficiales, pasó de 32,2% en el primer semestre de 2016 a 28,6% en la primera mitad de este año, es decir, una baja de 3,6% puntos que equivalen a 439 mil personas.

El tercero, pero no menos importante, será el crecimiento de la economía y la salida de la recesión. En efecto, la última medición de la actividad que difundió el INDEC (el EMAE) subió 0,7% en agosto.

Esto supone un alza interanual de 4,9%, en tanto que el acumulado para 2017 se colocó en 2,1%, en sintonía con los cálculos del Gobierno y de las consultoras, que prevén un 3% en promedio para este año.

Pero el optimismo es compartido por el FMI, que cambió sus proyecciones de crecimiento para la Argentina: de 2,3% de abril al 2,5% revelado este martes. También estimó que la inflación cerrará en 22,3%.

Esta evolución –según el organismo– tendrá lugar gracias a las inversiones (especialmente, las del sector público) y la suba de la demanda externa, principalmente la de Brasil, que también se recupera de la recesión.

Todo este cóctel estará acompañado con una posible victoria de Cambiemos en las elecciones legislativas, lo que le dará al Gobierno un envión para lanzar reformas estructurales.

Entre ellas, las esperadas reformas a los regímenes impositivo y laboral –esta última, tras el "efecto Brasil"–, dos ítems solicitados por los empresarios argentinos. Pero también el proyecto de responsabilidad fiscal de las provincias, que permitirá controlar el déficit, a tono de las sugerencias de los organismos internacionales.

La agenda oficial
Este miércoles, Caputo continuará el diálogo con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para crear un Fondo para Desarrollo de la Infraestructura por unos u$s900 millones, que sirva de reaseguro para la realización de obras de infraestructura del ambicioso programa de Participación Público Privada.

Ese mismo día, Dujovne mantendrá un encuentro con inversores organizado por el Consejo de la Américas y otro en el Barclay Investment.

Caputo y su equipo aprovecharán también ese día para dialogar con representantes de diferentes bancos internacionales y fondos de inversión.

El jueves, el ministro de Hacienda se entrevistará con el chairman del FSB, Mark Carney; además de mantener un encuentro con Ricardo Hausmann, Director del Centro de Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard.

En tanto que el viernes, Dujovne tiene previsto reunirse con el Secretario General de la OCDE, Ángel Gurría, y encuentros bilaterales con los Ministros de Economía de Canadá, España y Francia, en una agenda que se extenderá hasta el sábado inclusive.

El titular de Hacienda también tiene en agenda un desayuno de trabajo el viernes con sus pares de Chile, Brasil, México y España para consolidar la posición iberoamericana de cara a la presidencia argentina del G20 en 2018.

Un contexto global favorable
Además de las previsiones positivas para el crecimiento de la Argentina, el Panorama Económico Mundial del FMI señala que el crecimiento del PIB mundial crecerá 3,6% este año y 3,7%. Esto significa un leve reajuste de 0,1 puntos en ambos casos sobre las previsiones que había publicado en el mes de julio.

El economista jefe del FMI, Maurice Obstfeld, dijo en conferencia de prensa que "la recuperación mundial se mantiene, y a un ritmo más rápido", en especial cuando se compara con el escenario del año pasado, marcado por un "crecimiento inconsistente y turbulencia en los mercados financieros".

Obstfeld señaló que en gran parte el optimismo que motivó la revisión al alza del crecimiento mundial está apoyado en "perspectivas positivas de las economías avanzadas", que en general deberán crecer 2,2% este año y 2,0% el año próximo.

Esta confianza se basa en el crecimiento de la Zona Euro, con una previsión de 2,1%, Japón (1,5%), las economías emergentes de Asia (6,5%), Rusia (1,8%) y Estados Unidos (2,2%).

"Se espera que la actividad económica se acelere en todos los grupos de países, excepto en Medio Oriente", señaló el Fondo.

Con respecto a las principales economías europeas, el FMI destacó el crecimiento esperado este año de 2,0% en Alemania, 1,6% en Francia y 3,1% en España, todos países que tuvieron una revisión al alza.

En cambio, para el Reino Unido, el FMI mantuvo sin cambios su previsión de un avance de 1,7% del PIB este año.

Además, añadió Obstfeld, esta recuperación se caracteriza por tener una "base amplia", porque se verifica simultáneamente en varias regiones del mundo, "de forma más marcada que en cualquier otro momento desde el inicio de la década".

Sin embargo, el FMI alertó que "la recuperación global aún es incompleta" y afirmó que es el momento de iniciar las necesarias reformas para no perder la oportunidad.

Para el FMI, la incipiente recuperación de la economía mundial ofrece la posibilidad de adoptar reformas para "ampliar la producción potencial y asegurar que los beneficios sean compartidos, y construir resistencia para riesgos a la baja".

Obstfeld recordó este martes que "aproximadamente un cuarto de los países tuvo crecimiento negativo en los ingresos per capita en 2016, y a pesar del actual impulso ascendente, aproximadamente un quinto de ellos hará lo mismo en 2017".

SECCIÓN Economía