Politica

Macri cerró el Coloquio de IDEA con un llamado a conseguir acuerdos de productividad en todos los sectores

14-10-2017 En un ambiente distendido, el Presidente pidió que el Estado, los empresarios y los sindicatos se sienten a "discutir con honestidad". Además, señaló que la solución de la Argentina "no es un plan económico, sino un cambio cultural"
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El presidente Mauricio Macri cerró esta tarde el 53º Coloquio de IDEA en el hotel Sheraton de Mar del Plata, del que participan empresarios de todo el país.

El panel de clausura del evento se denominó "Transformándonos para el futuro que soñamos", y allí el mandatario dialogó con Javier Goñi, presidente de IDEA y gerente general de Ledesma, y Gastón Remy, presidente del 53 Coloquio y presidente de Dow Argentina.

“Diría que lo más importante que me pasó es que fui aprendiendo cada vez más a ponerme en el lugar del otro. Por eso sigo visitando a la gente en su casa”, afirmó el Presidente al referirse a su trayectoria en la función pública.

Acerca de los actuales “timbreos” de Cambiemos, el mandatario explicó que eso “sirve para ver en qué parte no entienden por dónde vamos. Uno tiene que tratar de llevarle a él (al visitado) en su idioma, y en su entendimiento, qué es lo que estamos haciendo”.

El círculo rojo
Al ser consultado sobre el polémico “círculo rojo”, Macri dio una acepción ampliada y sin acepción negativa.

Acá son todos del círculo rojo”, sorprendió sonriente el Presidente.  “Algunos más jefes que otros”, agregó.

“Es la gente políticamente involucrada, que lee los diarios. Son decenas de miles de personas”, explicó, y los definió como "los que más coraje tienen para expresar sus ideas".

También relativizó su influencia, al señalar que todos los países del mundo lo tienen. "Son la gente más activamente, pueden ser los que conducen las universidades, las empresas, las instituciones políticas, son decenas de miles de personas", completó.

Ser Presidente
Con respecto a cómo es gobernar en un país con cierta "laxitud", Macri señaló que "es el desafío de fondo".

"No es un problema de problema económico, es un cambio cultural, es reafirmar los valores de nuestros abuelos. El superarse es el camino a la prosperidad. Pero que el populismo nos fue sacando", afirmó.

También pidió que cada argentino "se levante todos los días y se  pregunte cómo se van a hacer las cosas mejor", aunque destacó que lo primero que hay que hacer es predicar con el ejemplo y no con la palabra.

"Hubo muchos que nos dijeron cosas muy lindas y al final del período nos sentíamos estafados. Empezando por respetar el tiempo del otro. Mi tiempo es tan importante como el de ustedes. No tengo el derecho de robarle el tiempo a nadie. Y le pido a todo mi equipo que haga lo mismo: escuchar, aprender y cumplir", agregó.

En este sentido, el Presidente subrayó que a la Argentina le "sobra talento y recursos", al tiempo que dijo: "Nos ha faltando entender que la viveza criolla nos ha arruinado. No se puede ser feliz con un país que tiene 30% de pobreza, que la viveza convivió con el narcotráfico".

Sectores público y privado
Macri argumentó que el empresariado y el Estado deben trabajar juntos.

"Cuáles son la mayoría de las provincias que más han generado empleo privado en estos 20 meses. La mayoría son las del Norte. Catamarca es la que más generó, con las economías regionales. Jujuy tiene un futuro con la energía solar. Y tiene un desafío con el Litio. Podemos llegar a tener el 50% del mercado mundial", argumentó el Presidente.

Asimismo, aseguró que esto " demuestra que podemos salir del modelo de resignación, que pueden ser protagonista sabiendo que hacen un papel que enriquece al resto de la sociedad", en lugar de conformarse con el empleo público.

También indicó que el plan de infraestructura que está desplegando el Gobierno conectará física y virtualmente a los argentinos, con las rutas, los aeropuertos e Internet.

"Tenemos que llegar a 2.000.000 de hogares para que tengan Internet. Después, hay 3,5 millones que tienen, pero lenta", añadió.

Con respecto al futuro, Macri se explayó sobre algunos proyectos tecnológicos, como la convergencia de las telecomunicaciones y el 5G, que permitirá avanzar en la Internet de las Cosas " prepararnos para los trabajos del futuro".

Según el mandatario, "el Estado tiene que ser el primero que tiene que interconectarse", para que el resto de los privados lo pueda hacer de manera más accesible. Y se refirió a Arsat, la empresa a cargo de la conectividad, como "una de las cosas buenas que nos dejaron" los funcionarios kirchneristas.

También mencionó que la tecnología debe llevar transparencia a la política, para luego resaltar que que  capacitación es primordial.

"Con las provincias estamos funcionando con la telemedicina pedriátrica. En Jujuy bajamos las derivaciones al 50%. Tenían que viajar 210Km a hacer una consulta pediátrica. Un centro de salud o la escuela se conecta con el Garrahan", graficó.

La justicia
El jefe de Estado señaló que su Gobierno empezó a sanear la Justicia.

"Ya pudimos hacerle un juicio político al juez (Eduardo) Freiler. Que hayan renunciado otros jueces. Eso demuestra que el Consejo de la Magistratura ha dejado de actuar especulativamente", agregó.

"Un ejemplo es Brasil, que en el corto plazo ha vivido un infierno, pero ha sentado bases para el futuro", indicó, y completó: "Una justicia que haga respetar la ley, que haga uso de la ley para que todos tengamos que cumplirla. Y más tiene que caerle el peso de la ley si la viola".

También afirmó que el mejoramiento de la justicia "se hace eligiendo a los mejores de las ternas".

Reformas
Sobre este punto, Macri señaló que "hay muchos miedos y mucho conservadurismo en el tema". No obstante, destacó que "la ventaja es que podemos mirar experiencias" de otros países, en alusión a la reforma laboral brasileña.

Pero también llamó a imitar los convenios de productividad que se lograron con los sectores automotor y petrolero, y adelantó que espera poder realizar negociaciones con otros rubros.

"Perón decía que la estrella polar debía ser la productividad. También decía que cada argentino debía producir al menos lo que consume", fundamentó.

También convocó a crear una mesa de trabajo donde se siente el Gobierno, el sector privado y sindicatos para "discutir con honestidad"

"Cualquier integración al mundo lleva años. Esperamos en noviembre firmar un acuerdo con la Unión Europea. Y si firman, tenemos una década para ver cómo progresamos. Tenemos que mejorar los impuestos, la logística. Los sindicatos tienen que mejorar el ausentismo. Lo que tenemos que combatir es la energía autodestructiva", disparó el Presidente.

En este punto, también ejemplificó con el fabricante chino de vehículos eléctricos BYD Industries que mostró su interés en montar una planta en Salta.

"Me dijo (el ministro de Producción, Francisco) Cabrera que había que sacar un decreto para autorizar la industria automotriz. Estamos rodeados de miles de trabas absurdas que nos pusimos solos y algunos vivos, porque cada traba es un quiosco que hay que saltar. Y lo hicimos en 24 horas", remató.

SECCIÓN Politica
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR