Politica

Guillermo Moreno negó haber amenazado a accionistas de Papel Prensa y dijo los guantes de boxeo fueron un "chiste"

20-10-2017 El exsecretario de Comercio del gobierno kirchnerista compareció frente al juez Julián Ercolini y dijo que el episodio de los guantes de boxeo en la asamblea de la empresa papelera fue sólo un "chiste". Se encuentra imputado por "amenazas" y "abuso de autoridad" 
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
El exsecretario de Comercio Interior del kirchnerismo, Guillermo Moreno, negó esta semana haber amenazado a accionistas de Papel Prensa durante una asamblea en 2010, cuando repartió guantes de boxeo y cascos.

Moreno se presentó como imputado ante el juez federal Julián Ercolini por la asamblea en la que frustró una votación y repartió guantes de boxeo, que aseguró que fueron parte de un "chiste".

En el Juzgado, el exfuncionario escuchó la imputación en su contra por los delitos de "amenazas" y "abuso de autoridad": la denuncia que dio origen a esta causa fue radicada por el abogado representante del diario La Nación en aquella asamblea de Papel Prensa.

Moreno dijo que su frase "acá no se vota" durante esa audiencia fue un "chiste" y aseguró que concurrió a la asamblea como uno más de los accionistas de la empresa de capitales mixtos, en representación del Estado Nacional.

Según explicó, ese 12 de agosto de 2010 la asamblea se desarrolló con "decoro" y que los guantes y los cascos los llevó en una "bolsa de juguete", pese a que el encuentro fue finalmente levantado por desorden.

En ese sentido, Moreno recordó que días antes de la audiencia había existido un "episodio de piñas" con un abogado vinculado a una investigación interna que se hacía en Papel Prensa, el letrado José María Soaje Pinto.

Recordó que ese abogado golpeó a otro de los presentes y por eso él llevó los casos "para defender" a los suyos.

Moreno señaló además que "ante la posibilidad de que hubiera un altercado ordenó a las mujeres que se dirigieran al fondo de la sala" y que los guantes fueron por el episodio de violencia que se había registrado en esos días previos.

Moreno dijo además que tenía "absoluta certeza" de que no había perturbado la asamblea, en la que remarcó que fueron votados once puntos, pero no hubo acuerdo para uno de los últimos.

Ahora, Ercolini deberá resolver si procesa a Moreno y para ello tiene diez días.

En aquella asamblea los accionistas privados mayoritarios (Clarín y La Nación) pretendían cambiar la composición del único órgano de Papel Prensa en el que el Estado tenía mayoría y, para evitar que se votara, Moreno repartió guantes de box y cascos, para luego advertir: "Acá no se va a votar nada de lo que quieren los accionistas privados y nos bancamos lo que haya que bancarse".

SECCIÓN Politica
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR