Politica

Reforma laboral: el peronismo posterga el tratamiento en el Senado por la presión de Moyano y la crisis de la CGT

23-11-2017 El presidente del bloque, Miguel Ángel Pichetto, pidió retomar el debate del proyecto en la Cámara Alta cuando la central obrera "se unifique en una sola voz". Además, apuntó contra las declaraciones del líder camionero, quien anunció una movilización al Congreso en contra de la iniciativa
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
La presión de Pablo Moyano contra la reforma laboral surtió efecto y complicó los palnes del Gobierno. El bloque de senadores del PJ-FPV anunció este jueves por la tarde en conferencia de prensa su decisión de "postergar el tratamiento" del proyecto de reforma laboral "hasta la nueva composición del Senado".

Así lo indicó el presidente del bloque, Miguel Pichetto, quien explicó que la decisión se tomó "ante la continuidad de voces diferentes, las posiciones de las CGT provinciales en contra de la reforma y ante las declaraciones del dirigente Pablo Moyano".

El actual secretario gremial de la central desató una crisis en la central obrera y puso en aprietos al peronismo, al anunciar una movilización al Congreso en rechazo al proyecto para modificar la legislación laboral y reducir el costo de los empresarios con la quita de beneficios a los asalariados.

La medida de fuerza anunciada, junto a los gremios duros de la CGT, las CTA y allegados al Papa generó un estado de incertidumbre en la central obrera, donde los sectores duros cuestionaron el acuerdo alcanzando entre la cúpula y el ministro de Trabajo, Jorge Triaca.

"Ante la falta de cohesión de la central obrera y comentarios improcedentes de algunos dirigentes, hemos decidido postergar el tratamiento hasta la nueva conformación del Senado y hasta que la CGT se unifique en una sola voz", anunció Pichetto.

Acompañado por otros senadores del bloque, entre ellos el presidente de la Comisión de Trabajo, Daniel Lovera, el rionegrino agregó: "No queremos repetir experiencias que lesionaron el prestigio del Senado en el pasado".

De esta manera, aludió a la reforma laboral impulsada por el gobierno de Fernando de la Rúa en 2001, que levantó sospechas en torno al presunto pago de coimas a senadores del PJ que se conoció popularmente como "la Banelco".

Tras las declaraciones del dirigente camionero Pablo Moyano, quien sostuvo que "no" iba "permitir una nueva Banelco en el Senado", el bloque que encabeza Pichetto advirtió a la CGT y al Gobierno que si no había una posición uniforme, el proyecto no avanzaría en el Senado.

SECCIÓN Politica
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR