NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Finanzas

China interviene para frenar la "industria del minado" de Bitcoins

China interviene para frenar la "industria del minado" de Bitcoins

Las operaciones de minado contradicen los esfuerzos para prevenir el riesgo financiero y desincentivar las actividades que no son una industria estratégica

11.01.2018 14.08hs Finanzas

El gigante asiático quiere eliminar la industria de minado de bitcoin del paí­s ante la preocupación que plantean el excesivo consumo de electricidad y el riesgo financiero, lo que refleja la opinión de las autoridades de que las criptomonedas no son una industria estratégica.

Un equipo de trabajo con representantes de diversas agencias ha dado instrucciones a los gobiernos provinciales para "empujar de forma activa" a las compañí­as de sus respectivas regiones a abandonar la industria del minado de criptomonedas, según se refleja en un documento al que ha tenido acceso Financial Times. La decisión de presionar a las mineras sigue al cierre de bolsas locales de bitcoin y a la prohibición de las ofertas iniciales de moneda.

Los mineros crean nuevos bitcoin resolviendo complejos problemas matemáticos cuyas soluciones se utilizan para validar nuevas transacciones de bitcoin. Aunque aparentemente es una tarea informática, la dependencia de la capacidad de procesamiento hace que el proceso se asemeje más a la fabricación industrial que a los negocios tradicionales de alta tecnologí­a.

Muchas mineras de bitcoin han establecido operaciones en áreas remotas sin registrar si quiera una compañí­a. Algunos incluso han esquivado las regulaciones chinas que prohí­ben a los usuarios finales comprar electricidad directamente a los productores de energí­a, y no a los operadores de la red eléctrica.

China mina unas tres cuartas partes de los bitcoin mundiales, según Liao Xiang, consejero delegado de Lightningasic, una operación minera de Shenzhen. Los mineros chinos han aprovechado la electricidad barata de regiones ricas en carbón o energí­a hidroeléctrica, como Xinjiang, Mongolia Interior, Sichuan y Yunnan.

Digiconomist, un portal de Internet que sigue la evolución de la industria, explica que ésta acapara el 0,17% del consumo de electricidad global, más que 161 paí­ses.

El Gobierno chino destina inversiones y aplica diversas polí­ticas industriales con el objetivo de ponerse a la cabeza de sectores estratégicos como la inteligencia artificial y la robótica. Pero la actuación contra el bitcoin refleja que no considera que las criptomonedas merezcan el apoyo estatal.

El minado de bitcoin "consume una gran cantidad de electricidad y también fomenta una atmósfera de especulación con 'divisas virtuales'", según el documento. Las operaciones de minado contradicen los esfuerzos para prevenir el riesgo financiero y desincentivar las actividades que "se desví­en de las necesidades de la economí­a real", añadí­a.

El grupo de trabajo sobre las finanzas en Internet, del que forma parte el Banco Popular de China, ya lideró en el pasado los ajustes regulatorios sobre los créditos entre particulares y los préstamos al consumo online.

La orden no pide a las autoridades regionales que cierren las operaciones de minado directamente, sino que fuercen su desaparición mediante la aplicación estricta de polí­ticas sobre el consumo de electricidad, el uso del suelo, el cobro de impuestos y la regulación medioambiental.

Las mineras chinas buscan ahora formas de trasladar sus operaciones al extranjero, ya sea desplazando las fábricas o vendiendo su experiencia. La electricidad barata y el clima frí­o, que ayuda a prevenir el sobrecalentamiento de los ordenadores, son los principales requisitos. Se considera que Canadá, Islandia, el Este de Europa y Rusia son los destinos más prometedores.

Actores de la industria sostienen que, en cualquier caso, China nunca fue una ubicación especialmente apropiada para el minado, incluso teniendo en cuenta los costes de la electricidad en las regiones elegidas, que son inferiores a la media nacional. El dominio actual de China se debe principalmente a la buena calidad de las cadenas de suministro de los componentes utilizados en el proceso de minado.

"La dificultad reside en que asentarse en otros paí­ses requiere tiempo y capital para construir centros de datos a gran escala", explicó Liao. "Consume mucha electricidad. Y el tí­pico parque industrial no cumple los requisitos".

Te puede interesar
Zoom Recomendadas