Finanzas

¿El Banco Central seguirá bajando la tasa o la mantendrá?: la City ya hizo su apuesta para este martes

22-01-2018 Sin margen por el aumento de la inflación, el Central mantendría el costo del dinero en 28% anual cuando se junte el martes el Comité de Política Monetaria. En el mercado estiman que hasta después de abril no podrá seguir con la poda en el costo del dinero
Por Leandro Gabin
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

En el mercado financiero ya dieron su veredicto: este martes, el Banco Central puede poner en el freezer su fugaz baja de tasas de interés.

El consenso en la City es que el costo del dinero, medido por los pases (la herramienta de política monetaria elegida por la entidad) quedará en 28% anual.

Las razones son obvias: la inflación en el comienzo del año no da tregua y el Gobierno sabe que se juega demasiado en los primeros meses, a raíz de las negociaciones paritarias.

"El Central está atado de manos. Y si bien ofreció un gesto hacia el ala política la reunión pasada, hasta ahí llegó. Es crucial anclar las expectativas ahora", afirma el jefe de la mesa de dinero de un banco extranjero.

En la misma línea, Federico Furiase -director de EcoGo- señala que si el Gobierno quiere acercarse a conseguir paritarias del 15% sin cláusula gatillo, mientras suben las tarifas y el dólar, "el BCRA no tiene margen, desde el lado del anclaje de las expectativas de inflación, para seguir con la baja de tasas con un tipo de cambio que se comportó al alza".

"Siguiendo esta lógica, creo que mantendrá el tipo de interés de referencia o bien aplicará una reducción de tipo testimonial. El escenario base es que la dejará en 28%; el alternativo, el de un leve descenso de 25 o 50 puntos básicos", agrega el economista.

A este último supuesto se sube Balanz Capital, desde donde pronostican que en los últimos días se está empezando a ver una pequeña inclinación hacia un leve recorte: desde el 28% al 27,5% o 27,25% para la reunión del martes. ¿Porqué?:

-En primer lugar, la Lebac a 34 días cerró en el mercado secundario a 26,95%, 30 puntos básicos por debajo del nivel que se negociaba hace dos días. "Está claro que el BCRA dicta cómo quiere la pendiente de la curva de estos título y esta leve caída podría interpretarse como un movimiento intencional", afirman.

-El segundo indicio acerca de un nuevo recorte surge de una reducción intencionada de las tasas de call (interbancarias) y las de pase de 1 día, que ya han descendido bastante. La primera ajustó de 28,3% a 27,46%, mientras que la segunda pasó de 27,9% a 26,44%.

- Por último, la nueva Leliq (Lebac a 7 días, recientemente emitidas por el Central exclusivamente para los bancos) ha aumentado su stock a $87.000 millones a tan sólo ocho días de su nacimiento. Este instrumento cotiza a 27,25%.

¿Serán indicios o sólo casualidades? Por lo pronto, como se dijo, la mayoría del mercado pronostica que no habrá poda en el costo del dinero.

Desde Econviews, la consultora de Miguel Kiguel, esperan que el BCRA se mantenga en modo "pausa" hasta que se "digieran los aumentos de precios regulados y las paritarias más icónicas".

De ese modo, proyectan que se retomarán los recortes de tasa recién luego de abril y en función de los resultados obtenidos hasta ese momento en materia de precios. Hacia adelante, prevén que se ubicará en 21,5% para diciembre.

"Dada la pujanza inflacionaria de fin de año (en particular, la de la medición núcleo), no estarían dadas las condiciones para relajarla sensiblemente, tal como pretendía el ala política del Gobierno", indica el economista Federico Muñoz.

Este analista cree que Central mantendrá el sesgo contractivo en los próximos meses, a tono con las presiones derivadas del índice de precios.

El cónclave para decidir sobre las tasas será muy observado desde Casa de Rosada, donde los funcionarios de jefatura de Gabinete esperan que Sturzenegger se anime a más.

La idea del "ala política", compartida por Nicolás Dujovne (quien motorizó la intervención del Central) y su equipo de Hacienda, es que el tipo de interés vaya para abajo y, de esta manera, se "asegure" la recuperación económica.

En los despachos oficiales creen que el alto costo del dinero pone en peligro el ritmo de actividad, y es por eso que decidieron relajar las metas de inflación.

"Este nivel de tasas nos llevará a una recesión", advertían desde Hacienda antes de convencer a Mauricio Macri de que había que terminar con la independencia a ultranza del Banco Central.

Según Muñoz, con la actual referencia y tomando una inflación del 18,5 anual (nivel promedio que podría surgir de las proyecciones de decenas de economistas relevados en la encuesta conocida como REM), la tasa de interés real hoy sería de poco más de 9%, dos puntos porcentuales menos que la de fines de 2017.

Para Furiase, la flexibilización de las metas de inflación intenta:

- Generar espacios para bajar ese rendimiento, en términos reales

- Mejorar el tipo de cambio para las exportaciones

- Inducir un desarme gradual de Lebac

Esto último, para que pueda ser financiado parte del déficit en las cuentas públicas sin tirar de la cuerda del "crowding out" (desplazamiento del crédito del sector privado por parte del Gobierno) y del atraso cambiario.

"Creo que para lograr estos beneficios, la baja de tasas tiene que ser gradual y en cuotas, siguiendo los espacios de la demanda de dinero, de las expectativas de devaluación e inflación y, sobre todo, cuidando la credibilidad del BCRA en el control del ancla nominal", arriesga el especialista.

De todas formas, la entidad ya empezó a virar la estrategia previendo las altas presiones políticas.

Lanzó las "mini Lebac" a siete días exclusivamente para los bancos. Este instrumento, por el cual también retira pesos del sistema, abona un rendimiento incluso mejor que el de los pases, descontado impuestos.

Esto le permite al BCRA tener otra forma de aspirar moneda local, que no está "intervenida" por el Ejecutivo.

Claramente la tasa de las Leliq, como se las llama a estas nuevas letras, están en sintonía con la de los pases (que tiene el mismo plazo), pero al no tributar impuestos se obtiene un rendimiento superior.

"El Banco Central bajó la tasa de política monetaria por presión del Gobierno. Luego creó las Leliq (son como los pases pero sin impuestos) y los bancos se pasan a este instrumento", afirma el analista Christian Buteler.

"El resultado sigue siendo que retira pesos prácticamente al mismo interés que antes ", completa.

"Distinto será con las Lebac, ya que las Leliq son sólo para bancos. El resto de los inversores quedan afuera. En las Lebac hay una baja real de tasas, en un contexto en el que el dólar subió de $17,50 a más de $19. Desarmar esta bola de nieve no le será tan sencillo", concluye.

SECCIÓN Finanzas
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR