Actualidad

Ya desde ahora, los argentinos van a Chile para las compras escolares

22-01-2018 Uniformes, guardapolvos, indumentaria, zapatería y útiles para el colegio: hordas de argentinos saquean las góndolas trasandinas con frenesí
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Atrás quedaron las colas para comprar electrodomésticos en el país vecino.

Los chilenos se sorprenden hoy por la horda de argentinos que lleva a sus vacaciones la larga de lista de útiles escolares y las medidas bien tomadas de sus hijos para comprar y cruzar la cordillera ya "stockeados" con todo lo necesario para la etapa escolar.

Según explica MDZ, la ecuación más rápida para calcular los precios es la siguiente: por algo que sale $10.000 chilenos, son equivalentes  alrededor de $330 argentinos. 

En algunos de los comercios con surtidos departamentos de indumentaria y productos escolares se puede ver el motivo de tanto fanatismo: losp recios son realmente baratos.

- $9000 los buzos abrigados con capucha -forrados con "corderito"-.

- $5000 (unos $170 argentinos) el pantalón azul marino de jogging.

- $10000 (unos $320 argentinos) las camperas "infladas" azul marino.

- De $2500 a $5000 (es decir, un máximo de $170 argentinos) las camisas blancas y celestes.

- $7000 el pantalón gris.

- $3000 la falda gris con tablas.

- $3000 los guardapolvos.

- Entre $6000 y $15.000 las mochilas.

- Cuadernos: Entre $990 (es decir, $32 argentinos, aproximadamente) y $3.990.

- Fibras de colores: Entre $990 y $2.190 (las más gruesas).

- Lápices de colores de madera: entre $1300 a $6600 -según las marcas-.

- Lápices de grafito: $990 seis unidades.

- Seis biromes de diferentes colores: $1600. Solo tres, $990.

- Resaltadores, dos por $890.  

"¡Está todo baratísimo! La calidad de la ropa es espectacular, y me estoy llevando, por ejemplo, camisas blancas y celestes a menos de 100 pesos", dice Liliana, que sale feliz de Almacenes París.

"Yo me llevo cuadernos, lápices y hasta uniformes y objetos novedosos que los chicos van a amar, como cartucheras con luces, o crayones fluorescentes", cuenta Claudia, una guaymallina feliz con sus compras.

SECCIÓN Actualidad