Comex

¿Fin del boom de compras en Chile?: las compras con tarjeta de crédito de los argentinos caen 8%

23-01-2018 Una menor llegada de argentinos al país trasandino y una sustancial baja en los montos de consumo hacen presumir que el fenómeno entra en una meseta. Desde el sector turismo dicen que el "furor" para cruzar la Cordillera en búsqueda de electrónica barata se está apagando. Las razones
Por Federico Mc Dougall
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Según un informe de la Cámara Nacional de Comercio de Chile (CNC), las compras de extranjeros con tarjetas –tanto de débito como de crédito–crecieron en ese país  apenas 2,1% en el último trimestre de 2017, su menor expansión del año.

El resultado está por debajo del alza de 10,3% alcanzada el tercer cuarto del año 2017, marcando el último trimestre el crecimiento más bajo del año, cuando los crecimientos fueron de menos a más, afirma Diario Financiero

De esta forma, las compras de extranjeros con tarjeta cerraron el 2017 con un alza real de 12,2%, también por debajo del aumento de 19,7% registrado en 2016.

Este menor crecimiento se explica en gran medida por la desaceleración en la llegada de argentinos al país, y en el menor crecimiento de sus gastos, que fueron el motor de las compras con tarjeta extranjera en los últimos dos años.

Entre enero y noviembre de 2017, el ingreso de argentinos aumentó 17% versus el crecimiento de 49% el 2016 y 47% el 2015

En cuanto al gasto con tarjeta (crédito y débito) de los argentinos en el país trasandino, las cuales representan un 38,7% de las compras de extranjeros con este medio de pago, el 2017 fueron de más a menos, terminando el cuarto trimestre con una caída anual de 7,8%, influido en parte por una alta base de comparación para cerrar el año con una alza de 21%, muy por debajo del aumento de 104% ocurrido el 2016.

Excluyendo la caída en los argentinos, el aumento del gasto con tarjeta por parte del resto de los extranjeros aumentó un 8%: resaltan los brasileros con un alza de 33% en el último cuarto del año.

Gasto total
Durante el cuarto trimestre de 2016 el gasto con tarjeta de los turistas extranjeros en Chile bordeó los u$s682 millones, cerrando el segundo semestre con un gasto de u$s1.782 millones y el año 2017 con u$s3.131 millones. Dado que se estima que entre el 75% y el 80% del gasto se realizó con tarjeta, se proyecta un gasto total de extranjeros de u$s4.050 millones.

Sobre las transacciones con tarjetas extranjeras en el cuarto trimestre de este año, sumaron cerca de 7,8 millones, aumentando un 11% si se compara con igual trimestre de 2016, cerrando el 2017 con cerca de 30,2 millones de transacciones, lo que corresponde a un alza de 25,2% respecto de 2016.

La compra promedio con tarjeta para el último cuarto del año 2017 alcanzó los u$s87, experimentando un alza real de 1,7% con respecto a igual período de 2016.

Las ventas con tarjeta extranjera se centran principalmente en el sector comercio, donde la categoría consumo/shopping ocupa un 39% de la torta y, junto a supermercados, que se lleva un 8%, representan el 47% de los gastos del trimestre.

Hoteles concentra un 19% del gasto; Líneas Aéreas un 9%; seguido por Restaurantes y Operadores/Rent a car con un 8% y 7%, cada uno.

Finalmente, Transporte, Entretenimiento (cines y espectáculos) y Casinos, representan menos del 2% de las compras de extranjeros con tarjeta.

De esta forma, el verano 2018 está marcando lo que, para muchos expertos del sector, es un significativo cambio de tendencia: Chile sigue siendo un imán para los turistas pero la posibilidad de comprar tecnología pesa cada vez menos a la hora de planificar un viaje hacia ese destino. 

Básicamente porque el enorme gap que mostraban los precios de la tecnología de un lado y otro de la cordillera se achicó con fuerza en los últimos meses, en especial, luego de que el Gobierno de Macri avanzara con una reducción de impuestos y aranceles a los electro. 

Esto, sumado al marcado aumento en el nivel de oferta de marcas y modelos importados -que barrió, por ejemplo, con la producción local de notebooks- llevó a que cada vez más dispositivos hoy estén más baratos en la Argentina que en el país vecino, una vez pagados los tributos correspondientes. 

"Es una realidad: está bajando el furor de viajar para traerse televisores y tecnología, porque los precios se fueron equiparando. Actualmente, en el rubro donde persisten las diferencias más grandes es en la ropa", afirma a iProfesional Martín Romano, gerente para la Argentina de Atrapalo, una agencia online creada en España y que cuenta con presencia en diez países.

"La gente sigue viajando a Chile, por los valores de los servicios y la cercanía. Es un destino que continúa siendo demandado. Pero la adquisición de electrónica hoy influye menos. Más considerando que el último año los comercios de ese país avanzaron con una fuerte suba de precios", acota. 

En paralelo, el gerente comercial de una de las dos mayores cadenas de artículos del hogar de la Argentina, asegura a este medio que "no corre más eso de que un televisor o una notebook cruzando la cordillera cueste una quinta parte de lo que sale acá". 

"Este último año incorporamos nuevas marcas y una variada oferta de modelos y a precios más competitivos. Y el público está respondiendo. La mayor demanda que registramos implica que hubo una parte de la demanda que dejó de mirar hacia Chile", recalca. 

La guerra de los precios
Al momento de trazar un comparativo de los valores vigentes en comercios de Buenos Aires y Santiago, se observa que los celulares y las notebooks son los artículos donde más se recortaron las diferencias

En el caso de un teléfono Samsung modelo S8 Plus de 64 GB liberado, en la Argentina se consigue a partir de los $21.000 que, al tipo de cambio oficial, representa unos u$s1.100. 

Como contrapartida, en la cadena Tiendas Paris de la capital vecina este mismo modelo cotiza a casi 700.000 pesos chilenos, lo que representa unos u$s50 más (+4%). 

Claro que, si un argentino adquiere este teléfono y regresa por vía terrestre (donde la franquicia libre de impuestos es de u$s150) y abona el gravamen aduanero correspondiente, este mismo dispositivo le terminará costando u$s1.657.

Como consecuencia, adquirir ese mismo teléfono en el mercado local, con la posibilidad de pagarlo en tres o seis cuotas sin interés –dependiendo de la tarjeta- y con el plus de contar con garantía local, terminará resultando un 33% más barato que hacerlo en Chile

Si se considera otro celular, como el LG G6 de 64GB, en el país trasandino se ofrece por el equivalente a u$s660. 

En Buenos Aires, en tanto, se consigue por u$s772. Se trata de una exigua diferencia del 17% que no justifica por sí solo la realización de un viaje. 

Claro que, en el caso de que el comprador regrese en auto y deba declarar el celular en la Aduana fronteriza, entonces el precio del dispositivo adquirido en la nación vecina terminará saltando hasta los u$s915.

En ese caso, el precio del teléfono en la Argentina resultará casi 16% más económico. 

Con respecto a las computadoras portátiles, la llegada de más marcas y modelos a las estanterías de los comercios nacionales, sumado a la eliminación de impuestos a la importación, posibilitaron que se diera un boom de ofertas. 

Así las cosas, una Asus con procesador Intel Core i5, en la nación vecina se puede conseguir por unos 550.000 pesos chilenos, equivalente a u$s905.

Como contrapartida, ese mismo modelo se ofrece en Garbarino a un valor más bajo: u$s899. 

Pero la diferencia puede ser mayor: si el comprador viajó solo y en auto o micro y paga los gravámenes indicados, ese mismo modelo en Chile terminará costando u$s1.285.

De modo que el valor de la notebook en Buenos Aires, realizando ese comparativo, terminará saliendo un 30% menos. 

En el caso de los televisores, ya no se observan brechas superiores al 100% en favor de la capital trasandina, como sí sucedía años anteriores. 

Los LED o Smart TV de 32" –siempre bajo el supuesto de un único viajero y que cruce en micro o auto-, terminarán resultando apenas entre un 12% y un 30% más caros en la Argentina. 

El siguiente cuadro resume el comparativo de valores y pone de manifiesto cómo determinados dispositivos pueden terminar costando menos en un local porteño que en uno de Santiago: 

Un dato no menor, que evalúan todos los turistas, es el tema de la franquicia para el ingreso de artículos. 

Mientras que por vía terrestre el límite libre de tributos es u$s150 por persona, quienes opten por viajar en avión cuentan con un tope de u$s300. 

Al ser acumulable, una pareja que aterrice en Aeroparque o Ezeiza podrá contar con un techo de u$s600 sin tener que abonar ningún gravamen. Traspasada esa cifra, se debe tributar un 50% del excedente.

Lo interesante es que, incluso bajo estas circunstancias, hay precios de dispositivos electrónicos que resultarán similares o más económicos en la Argentina que en Chile

Si se toma el caso de la notebook Asus, en Buenos Aires se podrá adquirir por el equivalente a u$s899, mientras que una pareja que haya optado por comprarla en Santiago, una vez abonados los impuestos en el aeropuerto, habrá tenido que desembolsar un total de u$s1.060. 

Así, el precio en la Argentina resultará un 15% más bajo, con la posibilidad de pagar en cuotas. 

Algo similar ocurre en el caso de una notebook Lenovo Gamer Core i5: en una tienda porteña cuesta unos u$s1.243.

¿Cuánto terminará saliendo este mismo producto comprado en Chile e ingresado por una pareja con una franquicia de u$s600? Cerca de u$s1.300, un 5% más. 

El siguiente cuadro resume el comparativo de valores en ambos países, considerando el tope de u$s600 libres de gravámenes: 

Bajan los precios
Según consigna el analista Damián Di Pace, de Focus Market, "a partir de la eliminación en 2017 del arancel de 12% promedio para la importación de componentes para producir computadoras y desde abril el de 35% para la importación de notebooks, tablets y computadoras, se redujo la brecha entre mismos equipos entre Chile y Argentina". 

Desde uno de los principales retailers de la Argentina coincidieron en señalar que la apertura de las importaciones posibilitó ofrecer hoy en el país la mayoría de las principales marcas que tienen presencia en el mundo. 

"En los últimos años sólo contábamos con equipos de producción local. Ahora tenemos más modelos, de mejores prestaciones y a precios más económicos, en términos de dólar", señala el gerente comercial. 

Según revela, en los últimos doce meses, los valores de las computadoras portátiles experimentaron una baja promedio del 20% a nivel nominal, en un contexto en el que la inflación alcanzó el 25%. 

"Esto significa que en términos reales la reducción fue todavía más profunda. Gracias a esto, en diciembre vendimos un 200% más de unidades que en el mismo mes de 2016. Muchos de estos compradores son los que antes preferían adquirir un dispositivo en Chile", recalca. 

En el caso de los televisores y otros dispositivos, desde Focus Market confiaron en que brecha se irá reduciendo a partir de la medida adoptada por el Gobierno, de una baja gradual del impuesto interno para los equipos importados y de una quita automática para aquellos producidos en Tierra del Fuego. 

Lo cierto es que, por la mayor oferta, los precios ya han experimentado fuertes bajas, según se desprende de un relevamiento de la consultora Market Research & Technology para iProfesional

En el caso de un modelo LG de 32", actualmente se consigue por $7.380, un 33% menos que lo que costaba en enero de 2017. 

En el caso de modelos de alta gama, como un Samsung 4K, pasaron de valor $17.500 a unos cerca de $14.000, una reducción del 20%.

Por lo pronto, las cifras que dejó 2017 son elocuentes: según el gobierno vecino, más de 3,3 millones de argentinos visitaron Chile el año pasado, dejando en esa economía unos u$s1.353 millones. 

Sin embargo, reportes ya marcan una ralentización -por ahora muy incipiente- del flujo de turistas hacia ese país y una consolidación de otro destino como meca del "turismo shopping": Paraguay.

SECCIÓN Comex
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR