Actualidad

Temer anunció en Davos el nacimiento de un "nuevo Brasil" y halagó sus reformas

24-01-2018 Además afirmó que seguirá luchando contra la corrupción y aseguró que en el país las instituciones están funcionando, ya que hay separación de poderes
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Michel Temer, anunció este miércoles en Davos el nacimiento de un "nuevo Brasil" gracias a las reformas de su gobierno, al tiempo que aseguró que seguirá luchando contra la corrupción a pesar de que él mismo y miembros de su gabinete están acusados de desviar fondos públicos.

"Hay un combate arduo, pesado contra la corrupción en el país (...) Pero en Brasil las instituciones están funcionando, tenemos una separación absoluta de poderes", dijo Temer en el Foro Económico Mundial (WEF).

El presidente brasileño, el primero en funciones que se enfrenta a cargos criminales, superó a finales del año pasado un juicio y dos acusaciones de la fiscalía por corrupción.

Las denuncias afectan también a algunos de sus ministros, pero de momento están detenidas porque gozan de fueros políticos.

El discurso de Temer en Davos ante un público selecto de líderes políticos y económicos coincidió además con el arranque en Brasil de un juicio de apelación de Luiz Inácio Lula da Silva.

Los tres jueces de un tribunal de apelación confirmaron por unanimidad la condena por corrupción y lavado de dinero al expresidente brasileño y aumentaron la sentencia inicial a 12 años de cárcel, alejando sus aspiraciones de volver.

Pero en su discurso Temer, de 77 años, hizo sobre todo una contundente defensa de las reformas emprendidas por su gobierno, que calificó de "travesía histórica".

Temer definió el "nuevo" Brasil como "un Brasil de responsabilidad, no de populismo", y abogó por la "apertura" en contra del "aislacionismo".

"Cuando las cuentas públicas están en forma y ordenadas puede haber crecimiento y empleo, solo cuando las cuentas públicas están en forma puede haber espacio presupuestario para políticas sociales", aseguró.

Despegue económico
Desde su llegada al poder tras la destitución de la izquierdista Dilma Rousseff, en 2016, el gobierno conservador de Temer ha emprendido un severo ajuste fiscal para reordenar las cuentas públicas.

El resultado ha sido un despegue económico acompañado de un control de la inflación, que llevaron esta semana al Fondo Monetario Internacional (FMI) a aumentar sus expectativas de crecimiento para 2018 de 1,5% a 1,9% del PIB.

Sin embargo, la limitación del gasto público, aprobada en 2016, quizás "no se podrá cumplir en los próximos años sin más reformas", explicó Jens Arnold, responsable de la célula Argentina y Brasil de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

"Brasil sigue relativamente aislado del resto de la economía global, el nivel de competencia en varios mercados es bajo y el tejido empresarial y las regulaciones de entrada son bastante rígidas", advierte.

En su discurso, Temer también se refirió a la apertura económica que quiere encarnar su gobierno y en particular a las negociaciones del acuerdo comercial en curso entre los países de la Unión Europea y el Mercosur (Argentina, Brasil Paraguay y Uruguay).

"Por primera vez en 20 años tenemos la perspectiva realista de concluir muy pronto el acuerdo Mercosur-Unión Europea, un acuerdo que queremos completo y equilibrado", dijo, recalcando a su vez que "el proteccionismo no es la solución" a pocas horas de la llegada a Davos del presidente estadounidense Donald Trump.

SECCIÓN Actualidad