NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Recreo

La historia de la lujosa casa que vio morir a Gianni Versace y que Donald Trump quiso comprar

La historia de la lujosa casa que vio morir a Gianni Versace y que Donald Trump quiso comprar

La residencia fue construida en 1930 por el millonario Adlen Freeman, inspirada en el Alcázar de Colón, un palacio ubicado en República Dominicana

05.02.2018 21.28hs Recreo

Esta es la vieja mansión emplazada en Miami, célebre por simbolizar el estilo de vida Versace: exuberante, opulento, desmedido.

Una casa con aire teatral que terminó siendo escenario de la muerte del dueño que la hiciera famosa. Una casa codicida por el futbolista David Beckham y el actual presidente de los EE. UU. Donald Trump.

La residencia fue construida en 1930 por el millonario heredero Adlen Freeman y su diseño fue inspirado en el Alcázar de Colón, un palacio colonial ubicado en República Dominicana.


Al morir Freeman, su siguiente propietario fue Jacque Amsterdam, quien la compró por u$s100,000 y la renombró como "Amsterdam Palace".

Posteriormente, la construcción pasó por diferentes manos. Durante la década de los 80 fue conocida por el nombre de Apartamentos Cristopher Columbus en honor al explorador. Pero el paso del tiempo quiso que la mansión se fuese degradando más y más.

Ante esto, el diseñador italiano compró el edificio de estilo español por u$s10 millones y el Hotel Revere de estilo art déco que estaba pegado a él, a pesar de que la Liga de Preservación de Diseño de Miami estaba en contra.

Las obras de remodelación de esta casa se alargaron hasta 1997, año en el que Andrew Cunanan le disparó a Versace dos tiros a la cabeza cuando este se encontraba en las escalinatas de su casa.

Tiempo después, el empresario Barton G. Weiss la compró y la reabrió como "The villa". Sin embargo, en el 2012, la empresa de Weiss quebró y tuvo que vender la casa por sólo 41 millones y medio de dólares.

Los nuevos propietarios (Jordache Enterprises) querí­an que el nuevo hotel mantuviese la huella del diseñador.

Porque a pesar de que Donatella Versace se empeñó en borrar el rastro de su hermano antes de venderla, a excepción de la medusa gigante que decora una de las paredes del jardí­n, la casa seguí­a recordando a su dueño más célebre. 

Incluso Donald Trump, que ya entonces era propietario de la residencia Mar A _Lago, en Florida, ofreció la segunda mejor oferta, pero en esta ocasión no resultó vencedor.

En el 2014 corrió la noticia de que el matrimonio Beckham habí­a comprado la Casa Casuarina, pero a pesar de que las informaciones pareí­an certeras, el trato acabó en nada.

En la actualidad, la edificación ejerce las funciones de un hotel, The Villa Casuarina, que frecuentan de manera habitual celebridades como Paris Hilton, Tom Cruise y Matt Damon, entre otros.

Te puede interesar
Zoom Recomendadas