Vinos & Bodegas

La industria del vino, a favor de la firma de un tratado de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea

07-02-2018 Desde Bodegas de Argentina manifestaron su apoyo al Gobierno en las negociaciones tendientes a lograr un TLC entre ambos bloques. Aseguraron que el país tiene dificultades para competir contra otros productores, como Chile y Australia, que ingresan a mercados internacionales sin pagar aranceles
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

El Gobierno argentino está convencido de la importancia de avanzar en un acuerdo de libre comercio entre el Mercosur y la Unión Europea

En el macrismo apuestan fuerte por este TLC que, aseguran, generaría un mercado de 800 millones de consumidores.

Durante su gira por Europa, el Presidente se encontró con algunas resistencias, como la de su par francés, Emmanuel Macron, quien no está dispuesto a ceder en determinados capítulos, entendiendo que un pacto de esta envergadura afectaría a productores locales de agroalimentos. 

Frente a ello, Macri lo llamó a "no desperdiciar" la chance de lograr un acuerdo comercial entre ambos bloques. 

En este contexto, una de las industrias que se expresó a favor de la firma de este TLC fue la vitivinícola

A través de Bodegas de Argentina, el sector manifestó su "apoyo a las negociaciones en curso, que sin duda potenciarán las exportaciones de bienes y servicios de los países miembros del Mercosur". 

"En la actualidad, nuestra industria exporta anualmente 200 millones de litros de vino embotellado por u$s800 millones, siendo este producto uno de los pocos que nuestro país exporta al mundo en cantidades relevantes, pero con alto valor agregado y marca propia", señalaron desde la entidad.

Acto seguido, marcaron que "las exportaciones de vino argentino necesitan ser potenciadas", dado que "la conquista de mercados internacionales no es fácil".

"Desde 2010 nuestras ventas al mundo han caído 15%. No sólo la macroeconomía no ha ayudado. Competidores como Australia y Chile acceden a los principales mercados sin pagar aranceles, hecho que pone al vino argentino en condiciones desfavorables para ingresar a la Unión Europea o China", agregaron. 

En paralelo, resaltaron la agresiva pelea que las bodegas nacionales deben dar por hacerse de un lugar en las góndolas del mundo: "Nuestros competidores reciben anualmente millonarios subsidios como parte de políticas de estado destinadas a promocionar internacionalmente sus vinos. Ello aplica tanto a Chile, como Australia, España, Francia e Italia". 

"En el peor de los casos los recursos superan los u$s10 millones anuales y en otros, llegan a totalizar más de u$s100 millones. La argentina apenas cuenta con u$s3 millones, de los cuales, u$s2 millones provienen de aportes privados", argumentaron. 

Según datos de la entidad, pese a las dificultades, la Argentina logró posicionarse como el octavo exportador de vino fraccionado del mundo.

"Hoy nuestras botellas representan el 8% de las importaciones de vino de los Estados Unidos, el 6% de las de Canadá, el 3% de las importaciones del Reino Unido y Holanda, y el 1% de las de Alemania", detallaron. 

En este conexto, desde Bodegas de Argentina aseguraron que "el éxito de las negociaciones en curso son críticas para el futuro de nuestra industria". 

SECCIÓN Vinos & Bodegas