Ahora Brasil

La fiebre amarilla avanza en Brasil: ya son 98 los muertos y hay 353 casos confirmados

07-02-2018 Así lo informa un boletín actualizado del Ministerio de Salud. Los datos representan un aumento del 66% en relación con el balance divulgado la última semana. Con los nuevos datos, San Pablo sigue apareciendo como el estado con el mayor número de casos
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
En medio de un nuevo avance de la fiebre amarilla en Brasil, un boletín actualizado del Ministerio de Salud difundido durante la mañana de este miércoles indica que hay 353 casos confirmados de la enfermedad en el país, con 98 muertes.

Los datos representan un aumento del 66% en relación con el balance divulgado la última semana, cuando había 213 casos confirmados. Existen todavía 423 casos sospechosos que están bajo investigación, informó el Folha de Sao Pablo.

Los registros abarcan el período de julio de 2017 al 6 de febrero de este año.

Brasil, no obstante, ya registraba un brote de fiebre amarilla desde los últimos meses de 2016.

A modo de comparación, en febrero del año pasado, el balance indicaba que había 509 casos confirmados, incluyendo 159 muertes.

Con los nuevos datos, San Pablo sigue apareciendo como el estado con el mayor número de casos de la enfermedad. En total, hay 161 casos confirmados y 41 de estos pacientes murieron.

Después aparece Minas Gerais, con 157 casos confirmados y 44 muertes. Río de Janeiro, por su parte, tiene 34 registros y 12 muertes.

A pesar del avance, el Ministerio de Salud destaca que todos los casos son de fiebre amarilla silvestre, transmitida por mosquitos que circulan en áreas rurales y de selva.

En una nota, la cartera informa que aún no hay casos de fiebre amarilla urbana en el país; el último registro es de 1942.

Para el ministerio, la probabilidad de transmisión urbana, que ocurriría a través del mosquito Aedes aegypti, es considerada "bajísima".

Con el creciente número de casos de fiebre amarilla, los estados de San Pablo y Río de Janeiro iniciaron el 25 de enero una campaña de vacunación de emergencia, con la aplicación de una dosis fraccionada.

La diferencia respecto de la vacuna integral está en el volumen aplicado. Mientras la dosis integral tiene 0,5 ml, la fraccionada tiene 0,1 ml.

El tiempo de protección también varía: mientras que la primera dura para toda la vida, la segunda tiene una duración menor.

SECCIÓN Ahora Brasil