Negocios

Candidatos para las tragamonedas: la firma que enjuició a Boudou, una multi española, un fondo ruso y el amigo argentino de Tyson

19-02-2018 Se trata de un negocio que obligará a realizar inversiones por u$s200 millones y que atrae a empresas que ya participan del sector, como Boldt y la española Codere. También, a Daniel Mautone, dueño de varios bingos, y a un grupo cercano al socio del esposo de Valeria Mazza en el bingo de Pilar
Por Andrés Sanguinetti
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Numerosas empresas están mostrando un fuerte interés por la licitación para operar casi 4.000 máquinas tragamonedas en toda la Provincia y que demandará inversiones iniciales de al menos u$s200 millones. 

La misma abarca las operaciones de siete bingos ubicados en las localidades de Tigre, Monte Hermoso, Tandil, Mar del Plata, Pinamar y Miramar. 

Entre los interesados en dicha licitación figura la firma argentina que llevó a juicio a Amado Boudou por el caso Ciccone; también, una multinacional española con problemas financieros en su país de origen; se suma además el empresario local ligado al presidente de Boca, Daniel Angelici; un fondo inversor de origen ruso y un ex ejecutivo de la fabricante de Cervezas Quilmes. 

Los pliegos agrupan en tres "canastas" las salas a licitar. El 27 de marzo se deberán abrir los sobres con las ofertas para operar las salas de Tigre y Pinamar, en la primera canasta; Mar del Plata y Monte Hermoso, en tanto, están en la segunda canasta; y Tandil, Miramar y el Hotel Hermitage -también de Mar del Plata-, en la tercer canasta.

En todos los casos, las concesiones se otorgarán por 20 años. En realidad, por 15 años con opción a otros cinco y el dinero estimado en inversiones servirá para mejorar la infraestructura de las salas y modernizar el parque de tragamonedas.

En paralelo, la gobernadora María Eugenia Vidal decidió dar de baja los casinos de Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea y el bingo de Temperley (cuya concesión tiene la empresa Codere, con prórroga vencida en diciembre de 2017), para reducir el acceso al juego.

En tanto que el Sasso de Mar del Plata, y el de Sierra de la Ventana no entran en la licitación porque sus concesiones vencen en 2019 y 2021, respectivamente. La sala marplatense es propiedad del sindicato de gastronómicos, que controla Luis Barrionuevo.

La reconversión de Boldt tras el affaire Ciccone
La empresa Boldt, que dirige la familia Tabanelli, es una de las que ya presentó ofertas por todo el sistema, tanto por las salas que actualmente opera como por otras en las que no tiene presencia.

Se trata de la sociedad que, entre otros activos, es dueña del Casino Central Mar del Plata, el Casino de Tandil y el Casino de Miramar, además del Casino del Tigre, que funciona bajo el nombre de Trilenium. 

Es también una firma con fuerte presencia en el desarrollo de tecnologías y sistemas aplicados a la administración de instalaciones.

Realiza artes gráficas, imprenta comercial y provisión de hardware y software para juegos de azar. Crea productos orientados a garantizar la seguridad para la documentación e identificación de personas y bienes e integra la oferta pública de acciones en el Mercado de Valores de Buenos Aires.

Durante el gobierno kirchnerista, Boldt había adquirido Ciccone, pero debió dar marcha atrás luego de la avanzada de la AFIP de Ricardo Echegaray y de Amado Boudou, para que la imprenta pasara a manos del fondo The Old Fund, manejado por el ex vicepresidente y dos de sus amigos.

En el sector aseguran que Boldt no sólo quiere mantener el control sobre Trilenium sino que también aspira a ampliar su negocio con la adjudicación de alguna de las otras salas de juego ofrecidas en la licitación.

No lo hizo solamente por el interés que le despierta el negocio, sino también para sostener uno de sus principales activos

Sucede que tiene un costo hundido elevado, el cual le supondría tener que afrontar problemas de ingresos y hasta avanzar con despidos de personal si es que termina perdiendo el control del Casino del Tigre a manos de otro participante de la licitación.

Sus ejecutivos mantienen una aceitada relación con los funcionarios del gobierno de Vidal. En Cambiemos no olvidan que Boldt libró una dura batalla política y judicial contra los principales referentes del kirchnerismo, incluida la propia Cristina Kirchner y el anterior gobernador bonaerense, Daniel Scioli.

El control sobre Ciccone fue la causa de ese enfrentamiento y la que descubrió el entramado de oscuros vínculos entre Boudou y los dueños de The Old Fund, Alejandro Vanderbroele y José María Nuñez Carmona.

En tribunales, el caso continúa su curso y es probable que termine por condenar al ex vicepresidente y sus amigos a varios años de prisión.

Es posible que el ex vicepresidente también pierda el juicio que le inició Antonio Tabanelli, dueño de Boldt. Lo hizo luego de que Boudou acusó a su empresa de haber armado una operación en su contra y de haber intentado desarmar la Casa de Moneda, mediante la fallida compra de Ciccone Calcográfica.

Por esta acusación, Tabanelli le inició a Boudou una acción civil por daños y perjuicios mediante la cual le reclama $11 millones a modo de resarcimiento.

Según el dueño de Boldt, la cifra se vincula a la caída de las acciones que provocaron las acusaciones de Boudou y las denuncias que en aquellos años presentó la AFIP por el supuesto uso de facturas truchas, falsificación de documentos públicos y simulación dolosa de pago y sellos falsos.

Además, el gobierno kirchnerista le exigió a Scioli una nueva licitación del control online del juego en la provincia de Buenos Aires que controlaba Boldt.

Si bien con la llegada de Cambiemos al gobierno la situación para Boldt mejoró tanto políticamente como en los tribunales, la empresa igualmente analiza como posibilidad cierta la de perder el control del Casino del Tigre, una de las salas referentes del negocio local de los juegos de azar.

Pero tratan de quitarle dramatismo al escenario al entender que también están entre los mejores posicionados para expandirse hacia otras salas bonaerenses con sus máquinas tragamonedas.

Codere, un jugador global
De todos modos, Boldt deberá competir con la multinacional española Codere, que desembarcó en Argentina en 1991, y que actualmente opera una docena de bingos en varias provincias.

A nivel internacional, la firma se encuentra en un proceso de reestructuración que supondrá un cambio de accionistas controlantes.

Incluso, su situación tuvo que ver con el "riesgo Argentina", ya que gran parte de sus penurias financieras fueron provocadas por la prohibición de repatriar beneficios que el gobierno kirchnerista le impuso a las empresas extranjeras durante la gestión de Cristina. 

En su caso, los ingresos domésticos repesentaban el 37% del total global, lo que le provocó una fuerte grieta con riesgo de default y fuerte desplome de sus acciones en todas las bolsas en las que cotizaba.

Por esos años, Codere estuvo negociando la venta de su filial local gracias a gestiones que habría realizado el presidente de Boca, Daniel Angelici, también empresario de la industria de juegos de azar, pero que no llegaron a concretarse.

El interesado habría sido Cristóbal López, por esos años dueño de varias salas de juego en el país y del casinos flotantes de Puerto Madero

En ese momento, la casa matriz de Codere contrató a la consultora Perella Weinberg Partners para elaborar un proyecto de reestructuración de la deuda, un plan que incluía la venta de activos para salir de la complicada situación financiera.

En enero pasado, Codere cambió el control accionario. La familia Martinez Sampedro debió ceder su poder en la multinacional, acusados de haber sido responsables de un mal manejo que llevó a la empresa al default y hasta a la quiebra, en una larga batalla con sus acreedores y los fondos que compraron su deuda, liderados por el norteamericano Evermore de Davis Marcus.

Este fondo es ahora el controlante de los destinos de Codere y sus negocios internacionales, incluyendo el de Argentina, donde habrían decidido seguir operando.

Como parte de esta estrategia, los nuevos dueños de Codere contrataron a la consultora especializada en el negocio del juego G3M Partners, integrada por tres argentinos que ocuparon en el pasado posiciones claves en la multinacional española.

Uno de ellos es Vicente Di Loreto, quien asumió como CEO global de Codere.

Estuvo a cargo del área Latinoamericana de Codere hasta el 2011, cuando se retiró y fundó G3M Partners. También fue ejecutivo de varias multinacionales y empresas de Argentina como Arthur Andersen, Pepsi, Bunge, Molinos y Grupo Clarín.

Otro argentino que asumió un rol importante en Codere es Alejandro Rodino, nuevo CFO del grupo español y socio de Di Loredo en G3M Partners.

El tercer miembro de esta consultora que ahora ocupa un alto puesto en la compañía es el español Carlos Villaseca, CEO de de la empresa en México y que se convertirá en el mandamás de los negocios para Latinoamérica.

Nuevos "retadores"
Tanto Boldt como Codere tendrán a Daniel Mautone como tercer competidor. Tuvo cierta notoriedad pública cuando trajo al ex boxeador Mike Tyson a la pista de "Bailando 2011", de Marcelo Tinelli.

Nacido en Entre Ríos, Mautone administra varios casinos y salas de juego en el país y, en el sector, se asegura que tendría estrechos lazos personales y comerciales con Angelici.

Desembarcó en este negocio en 1984, con la compra de un bingo en Santa Fe y actualmente regencia nueve empresas que operan en Buenos Aires, Santa Fe, Mendoza, Salta y Chaco.

Impulsó Gambiling TV, un canal dedicado exclusivamente a los juegos de azar que es propiedad del presidente de Boca.

A través de Femau S.A. controla el Casino Victoria, es vicepresidente de Bingo Show (Buenos Aires). Además, es presidente de Bingo Mar de Ajó y creó en 2001 Bingo Horse con Angelici, para criar caballos de carrera y administrar hipódromos.

También fundó también Corporatone Techonologies para fabricar máquinas de juego y Jamus Argentina (distribución máquinas tragamonedas). 

En cuanto al fondo ruso que habría mostrado interés en licitar por varias salas, no es mucha la información que circula en el sector.

Algunas fuentes consultadas por iProfesional aseguran que se acercó al proceso de la mano de Ricardo Glazman, socio Alejandro Gravier en el Bingo de Pilar.

Gravier es el esposo de la modelo Valeria Mazza, mientras que Glazman es pariente de Juan Carlos Romero, el ex gobernador de Salta.

Uno de sus hijos es el actual esposo de la hija de Romero. Es además, dueño de la sociedad Oasis Entertainment Group, con la cual gerencia el Bingo Pilar.

En el caso de Norberto Morita y su fondo Southern Cross, las fuentes aseguran que se encuentra analizando la posibilidad de participar del proceso licitatorio. Morita fue CEO de la cervecería Quilmes.

Más precisamente entre 1985 y 1997 ocupó el cargo de director Ejecutivo del Grupo Bemberg y de su principal filial, Quilmes Industrial S.A. (Quinsa). 

En 1997 fundó Southern Cross, un fondo de inversiones directas en Latinoamérica que, entre otros activos, tuvo bajo su paraguas a empresas petroleras como Compañía General de Combustibles (CGC); The Value Group; laboratorios Northia y Tiendas La Polar, en Chile.

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR