Actualidad

Moyano ahora acepta hablar con Macri, pero no con sus ministros: "Si el Presidente me llama, voy a ir"

22-02-2018 El camionero aseguró que los funcionarios de la Casa Rosada son "verseros". El día después de la marcha se mostró abierto al diálogo, aplazó la idea de un paro nacional y descartó volver a liderar la CGT. Además, contó por qué se rompió la relación con el líder del PRO
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Un día después de una masiva marcha contra el Gobierno, el secretario general de Camioneros, Hugo Moyano, realizó un raid mediático en radio y televisión y se mostró abierto al diálogo, descartó volver a liderar la CGT y aplazó la idea de un paro nacional.

"Si Macri se quiere sentar a hablar lo voy a hacer", dijo en Radio La Red, Mitre y en América TV y confesó que hace tres meses no charla con el mandatario. Sin embargo, descartó reunirse con sus ministros. "Son verseros", señaló.

"Si el Presidente me llama, voy a ir", insistió y ahondó: "Si el Gobierno cree que tiene que hablar conmigo, yo no me puedo negar a hacerlo. Es lo mismo que pasa con los empresarios: yo discuto algunas cosas, pero cuando tenemos que sentarnos a resolver problemas, tenemos que hacerlo".

Confesó que también "tomaría un café" con la expresidenta y actual senadora Cristina Kirchner "o con cualquier otro" con quien haya estado "enfrentado", pero se quejó de que "a veces el mismo periodismo crea situaciones que no son reales" y aclaró que cuando dijo no tener miedo en el discurso de este miércoles, "le estaba respondiendo a la prensa" y no a la Justicia.

"Pablo (Moyano) habló una vez sola por teléfono con Máximo Kirchner. Fue el día que falleció mi hijo y Máximo lo llamó para darle el pésame", explicó el líder camionero, que descartó así las negociaciones para construir un polo opositor al Gobierno junto al kirchnerismo, que aportó su presencia en la movilización.

Si bien no negó la construcción de una CGT alternativa con las dos CTA y movimientos sociales, aclaró que él no la dirigiría. "Estoy grande para ser secretario de la CGT, no lo sería", enfatizó.

El sindicalista reiteró que le "preocupa que no alcance la plata y que no se generen empleos nuevos" y rechazó que haya convocado a una movilización por motivos personales.

"Cada vez hay más desocupación y no se da la reactivación prometida, pero lo más lamentable de todo esto es que el país se está endeudando en forma muy importante, y esto trae como consecuencia que las futuras generaciones van a tener que pagar un alto costo por esta deuda que está adquiriendo el Gobierno".

Aclaró que "no se ha conversado todavía" la posibilidad de un paro nacional, pero no lo descartó a futuro. "Espero que no sea así, pero si no hay respuesta a nada, o la respuesta es reaccionar en contra, tarde o temprano la gente se cansa", amenazó.

Y repitió que "hay actitudes que toman muchos funcionarios que son de gorila", porque "la apertura de las importaciones hace que muchísimos establecimientos tengan que despedir a la gente porque no tienen trabajo", lo que demuestra que "muchos funcionarios no tienen conocimiento de las actividades".

Por último, apuntó a los gremios que decidieron no participar de la movilización en la 9 de Julio.

"Ha habido una actitud muy clara de muchos dirigentes que prefieren estar al lado de los funcionarios de turno y no al lado de la gente que necesita respuestas", lanzó.

Y remató: "En la dictadura todos teníamos temor, pero la dignidad tenía que vencer el miedo. Si había miedo de participar, se pierde la dignidad, y lo peor que le puede pasar a un ser humano es perder la dignidad".

Al analizar el resultado de la marcha, Moyano observó que "hubo dos cosas muy importantes: primero, la cantidad de gente que fue, y después el comportamiento de los trabajadores, porque había dudas de que pudiera haber algún infiltrado".

"Con su presencia masiva, la gente demostró que el Gobierno está haciendo cosas que la perjudica", sostuvo, al señalar que "hay muchas necesidades" porque "cierran permanentemente establecimientos, se pierden puestos de trabajo y no vienen las inversiones que prometen".

Por eso, Moyano cuestionó que los ministros Rogelio Frigerio (Interior), Jorge Triaca (Trabajo) y Guillermo Dietrich (Transporte), los "voceros" que Macri eligió para contrarrestar la marcha, afirmaran que la protesta tendría efectos nulos.

"Si dicen que con el reclamo no pasa nada, son ellos los que están promoviendo que la gente haga reclamos cada vez con más firmeza", retrucó el sindicalista.

El líder de Camioneros encabezó este miércoles una masiva marcha contra el gobierno junto a movimientos sociales, políticos, las CTA y sindicatos, en la que dijo que no tiene "miedo de ir preso" y resaltó que la convocatoria no fue para "amenazar" ni "desestabilizar".

Acompañado en el escenario por dirigentes de distintos sectores, Moyano negó que la movilización tuviera como objetivo eludir las causas judiciales en su contra, a la vez que llamó a los trabajadores a "prepararse" para las elecciones, porque - según dijo- "los gorilas no pueden estar más" en el poder.

"No tengo miedo de ir preso, estoy dispuesto a ir preso si la Justicia cree que tengo que ir. No tengo miedo de que me maten, estoy dispuesto a dar la vida por los trabajadores, lo digo de corazón", remarcó el líder de Camioneros, al cerrar el multitudinario acto.

Al agradecer el acompañamiento de los presentes, rechazó que la marcha fuera para esquivar las causas en su contra y afirmó que tiene "las suficientes pelotas" para defenderse solo.

"Si tuviera un problema, tengo las suficientes pelotas para defenderme yo mismo", recalcó Moyano y aseguró que no está "implicado en ningún tema de corrupción".

En la misma línea, señaló: "No me cagué nunca, siempre puse las que tengo que poner y si hay un problema que se queden tranquilos, que voy a poner las que tengo que poner".

Junto a sus hijos Pablo y Facundo Moyano, el líder de Camioneros expresó que "los gorilas no pueden estar más" en el gobierno y llamó a los trabajadores a "prepararse" para cuando sea el momento de volver a votar.

SECCIÓN Actualidad