Negocios

Los sindicatos aeronáuticos irán al paro el fin de semana largo y sólo en Aeroparque se interrumpirían alrededor de 400 vuelos diarios

19-03-2018 Tras declararse en estado de alerta y movilización, el bloque que integran los principales gremios del sector ultima detalles para llevar a cabo sucesivas medidas de fuerza durante Semana Santa y el siguiente 2 de abril. La interrupción de los servicios también se hará extensiva a Ezeiza
Por Patricio Eleisegui
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Un frente de tormenta asoma en el horizonte de los servicios aéreos en la Argentina.

Ocurre que, tras declararse en estado de alerta y movilización durante la tarde el último viernes, el bloque que integran los principales gremios aeronáuticos ultima detalles para llevar a cabo sucesivos paros durante los días de Semana Santa y el siguiente 2 de abril.

La medida, anticipada a iProfesional por representantes de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), afectará sólo en el Aeroparque porteño la normal operatividad de hasta 400 vuelos diarios.

Desde la organización sindical aseguraron que la interrupción de los servicios también se hará extensiva a Ezeiza y el grueso de los principales aeropuertos del país.

"Cada sindicato definirá la intensidad y qué día efectuará la medida de fuerza. Esto se enmarca en la serie de medidas que tenemos pensado llevar a cabo para exponer cómo se están perdiendo puestos de trabajo y se está afectando la operación de las compañías nacionales. Nos decidimos a llevar adelante medidas de alta intensidad", comentó a iProfesional Pablo Biró, máximo referente de APLA.

Desde otro de los sindicatos, la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), sendas fuentes comentaron a iProfesional que las organizaciones están abocadas a "advertir de lo peligroso de la política aerocomercial del Gobierno", al tiempo que reconocieron que cada uno de los gremios está "liberado" para desarrollar medidas de fuerza cuando lo considere necesario.

Tanto APLA como APTA forman parte de un frente al que también adhieren APA -personal aeronáutico-, UPSA -jerárquicos-, UALA -pilotos de Austral- y ATCPEA -tripulantes de cabina-.

A fines de la semana pasada, el bloque emitió un comunicado en el que declaró a las organizaciones en estado de alerta y movilización.

"La política aerocomercial actual está sacrificando condiciones laborales, salarios y seguridad operacional aérea, en pos de la codicia de un grupo de empresarios", expresaron los gremios en el documento, para luego alegar que el Gobierno "promueve el ingreso masivo de empresas aerocomerciales, varias low cost como FlyBondi, la cual presta un servicio deficiente y operativamente temerario, con el fin real y último de flexibilizar nuestro mercado laboral, quebrantando convenios laborales y devaluando normativas de seguridad, para potenciar la rentabilidad de quienes controlan ese negocio aerocomercial".

En el texto divulgado el viernes pasado, los sindicatos anticiparon que en los próximos días "realizarán todas las medidas sindicales necesarias, para solucionar los graves perjuicios que la actual política aerocomercial está creando a los intereses nacionales, los derechos de los trabajadores aeronáuticos y la seguridad operacional aérea Argentina".

En concreto, la declaración dejó abierta la puerta a medidas como la ahora adelantada por Biró.

El documento emitido por los sindicatos:

Reclamo vigente
El referente de APLA sostuvo que las acciones pautadas para los próximos días surgen de un acuerdo alcanzado durante la última semana entre los distintos gremios, y que la "hoja de ruta" de las organizaciones comprenderá desde los mencionados paros hasta "campañas en los medios de comunicación, informes que se les acercarán a los usuarios y conversaciones con los obreros".

"Vamos a usar todos los medios disponibles para alcanzar el cambio en la política aerocomercial. Cada sindicato decidirá en qué momento activa el paro. Lo definirán según lo crean conveniente durante los días del fin de semana largo. En Aeroparque quedarían afectados todos los vuelos, que promediarán los 400 diarios", anticipó.

Según Biró, el escenario actual en términos de prestación aérea se asemeja al de los años 90, período que el dirigente tildó de “etapa de destierro para la mayoría de los pilotos”. En ese sentido, aseguró que en los tiempos del menemismo se volvió común que dichos profesionales “buscaran destinos para poder seguir trabajando en África o China”.

“Hoy tenemos situaciones como la presencia de pilotos extranjeros volando a nivel local siendo que esos servicios tranquilamente podrían cubrirse con profesionales argentinos. Todo se enmarca en el contexto actual de depreciación del servicio y las condiciones de trabajo. Bueno, queremos cambiar eso y de ahí la decisión de avanzar con las medidas de fuerza”, argumentó.

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR