NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Finanzas

El dólar llegó a los $24,60, el Banco Central salió con munición pesada y cerró a $23,73

El dólar llegó a los $24,60, el Banco Central salió con munición pesada y cerró a $23,73

El BCRA llegó a vender unos u$s1.102 millones. El mayorista escaló a $23,26 y en mayo ya avanza 13%. Las pizarras de los bancos mostraron oscilaciones

Por Mariano Jaimovich - Ruben Ramallo
11.05.2018 16.00hs Finanzas

El dólar sigue descontrolado y el Gobierno no encuentra la forma de tranquilizar a la City, pese al anuncio de negociaciones con el FMI para obtener más de u$s30.000 millones, las intervenciones al contado y a futuro, y a la fuerte suba de las tasas de interés, donde en el mercado secundario de Lebac la renta llegó este viernes al 96% anual para 5 dí­as de plazo.

Según operadores consultados por iProfesional, el BCRA llegó a vender unos u$s1.102 millones para intentar calmar el valor del billete, y habrí­a intervenido con la venta de "apenas" u$s90 millones en la rueda a futuros, un nivel limitado por las presiones en algunos fueros legales sobre las operaciones oficiales realizadas en dicha plaza.

Entre los analistas hay quienes creen que la corrida cambiaria puede prolongarse hasta la colocación del martes de Lebac, cuando se defina la tasa de interés que convalidará el Banco Central y los avances en el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, que se rumorea que pondrá como exigencia la libre flotación del tipo de cambio. Algo que llevarí­a su precio a un nivel superior.

En este contexto, en el mercado cambiario operó nuevamente al alza en la última rueda de la semana con notorios altibajos, lo cual se reflejó en las pizarras de la city porteña.

Luego de haber tocado un máximo de $24,60 en algunas entidades de primera lí­nea, la cotización promedio al cierre trepó 51 centavos y se finalizó en los $23,73.

El Banco Nación, que llegó a operar a $24,30, con el paso de las horas se fue moderando su valor hasta que finalizó en los $23,70 para la venta. Es decir, igualmente aumentó 60 centavos respecto a la previa.

Entre las entidades de la City cerró a un máximo de $24,10 (Galicia), seguido por los $23,97 del Credicoop, los $23,80 del ICBC y los $23,75 del Itaú.

La tendencia alcista y los nervios del mercado también se reflejaron en la plaza informal, donde el precio del blue escaló 95 centavos para finalizar a su precio máximo histórico de $24,25, lo que implica una brecha que superó los 52 centavos (2,2%) respecto al promedio minorista oficial.

Estos vaivenes en los precios eran el claro reflejo de lo que sucedí­a en el segmento mayorista, donde el precio mostró fuertes oscilaciones, ya que fue escalando con el correr de los minutos hasta cotizar a $23,85, sobre el mediodí­a apareció el Banco Central con varias posturas y el precio llegó a bajar hasta los $23.

En resumen, el precio del billete mayorista finalizó la jornada a $23,26, lo que representa un incremento de 57 centavos, o 2,5% en la jornada.

Las intervenciones oficiales y la elevada demanda generaron que el volumen total operado escaló 87% respecto a la previa, para alcanzar el nivel negociado más alto de mayo, al llegar este viernes a los u$s1.616,9 millones.  

Según operadores del mercado, el BCRA apareció primero con u$s150 millones que no frenaron la demanda y después agresivo, con posturas de u$s200 millones. "Ahí­ si lo pudieron bajar", dijeron.

"Marcada volatilidad exhibió el recorrido del tipo de cambio en la fecha, con una evolución que fue consecuencia de la intensa actividad oficial", resumió el operador Gustavo Quintana de PR Cambios.

Esto se debió a la gran demanda de todo tipo de jugadores. "Los bancos pagaron en todos los precios, debido a la necesidad propia de giros al exterior y de inversores, empresas y venta de billetes", resumió Fernando Izzo de ABC Cambios.

Así­, el precio osciló entre un mí­nimo de $23,05 y llegó a un máximo de $23,85 en el mercado mayorista.

"Hubo temor por varios rumores en la City y la suba constante del dólar, por eso todos pagaron el precio que sea para hacerse de dólares, y si no intervení­a el Central hubiese finalizado a un valor inimaginado", le dijo a iProfesional un trader de la City.

En toda la semana el valor del billete mayorista escaló 6,7% (el equivalente a $1,46), en mayo avanza 13% y en todo el 2018 trepa 24,7%, más del doble de la inflación acumulada en el mismo perí­odo. 

Pero si se analiza su comportamiento ascendente que comenzó desde el primero de diciembre pasado, cuando tocó un mí­nimo, hasta el momento lleva acumulado un alza de 35%.

Anteriormente, ante la fuerte presión compradora, el Banco Central ya habí­a salido a vender divisas tanto en el "spot" como a futuros, y además vendí­a Lebac en el mercado secundario. Como consecuencia de ello, para las que vencen el próximo martes la tasa de interés llegó a superar el 90% anual, para cerrar finalmente a 5 dí­as a 44%.

La suba también se sintió en el mercado de futuros Rofex, donde se negoció un total de u$s1.042 millones, de los cuales el 70% se operó entre fin de mes a $24,65 y junio a $25,65, con una tasa implí­cita de 108,75% y 75%, respectivamente.

En general, los plazos subieron más de $1,50, ante la ausencia de intervenciones del BCRA a futuros.

En tanto que para fin de año se lo negoció a $29,60, es decir, entre los inversores se está convalidando ahora una devaluación para todo 2018 de 58,7 por ciento.

Una de las explicaciones que se manejan en el mercado en referencia a la suba del billete, es que una de las sugerencias del FMI para corregir el déficit de cuenta corriente serí­a que el dólar se ubique en un escalón más alto, para hacer más caras las importaciones y los gastos de los argentinos en el exterior.

En cuanto a lo que pueda suceder de aquí­ en más, un conocido economista le confió a iProfesional: "Espero que se prolongue la corrida cambiaria hasta la colocación del martes de Lebac".

"Ahí­ puede ser gran oportunidad para vender dólares y prestarle al BCRA a 180 dí­as, pero van a tener que pagar tasas muy jugosas". 

"Como el próximo vencimiento es muy importante, cerca de u$s30.000 millones que es casi el 60% del stock total de Lebac y el Central no puede correr riesgos de que mucho de eso vaya a generar presión al dólar, la forma de evitar eso es subiendo la tasa", agregó. 

A este nivel irrefrenable del dólar para el Gobierno, comenzaron a surgir rumores respecto a la aplicación de algún impuesto a la compra de divisas para turismo, para desalentar la dolarización y gastos en el exterior, que sumaron en los últimos años un nivel elevado.

"Le vamos a ir a pedir al FMI u$s30.000 millones y nos gastamos u$s20.000 millones en los últimos dos años en turismo, financiados con ingresos de capitales golondrinas", planteó el economista Rodolfo Santangelo, socio de Carlos Melconian en la consultora Macroview.

Por su parte , el gerente de Inversiones de GMA Capital, Nery Persichini sostuvo: "Vemos inversores asustados que no quieren esperar hasta al vencimiento del miércoles que viene para cobrar los pesos. Están desarmando posiciones directamente en el mercado e indirectamente rescatando cuotapartes de FCI t+1 (que obligan a los fondos a liquidar Lebac)".

"La tasa de Lebac a mayo está pagando cerca de 96% anual y 1,3% directo y el vencimiento a junio rinde 47% anual", detalló.

Al finalizar la jornada, en el mercado secundario de Lebac se operó al plazo de 5 dí­as a 49%, a 41 dí­as al 46,50% y a 96 dí­as al 42,50% anual.

En esta plaza se operó un equivalente en pesos de u$s267 millones, un nivel bastante bajo considerando las últimas transacciones, ya que el jueves se negociaron $412 millones.

Dólar de Fondo
El acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) tendrá indefectiblemente condicionamientos. Y un punto central será el tipo de cambio.

Alejandro Werner, Director del Departamento del Hemisferio Occidental, nacido en la provincia de Córdoba pero ciudadano mexicano, suele repetir el mismo speech cada vez que defiende su postura a favor de la libre flotación de las monedas.

Es decir, es partidario de que los bancos centrales no respondan a los ataques especulativos, como el que ahora sufre la Argentina- con fuertes intervenciones en el mercado.

"No hay que tener miedo a que el dólar flote", insiste. Y da su explicación: "México aceptó flotar libremente cuando entró en crisis y superó el trance rápidamente. Se benefició".

"Lo mismo Brasil, en su momento: optó por la libre flotación, superó el shock inicial y también salió fortalecido. No hay que temer. Hay que flotar libremente", argumenta Werner.

Dujovne podrí­a argumentar que Argentina es un caso aparte. Una excepción a la regla por la alta dolarización de los ciudadanos y por la funcionalidad bimonetaria de su economí­a. También, que aquí­ el traslado a precios es muy relevante y más rápido que en otros paí­ses.

Lo que se sabrá en las próximas jornadas, entonces, es si el acuerdo con el Fondo incluye esa condicionalidad cambiaria.

En otras palabras, si el organismo le "sugerirá" al gobierno argentino que avance en un sistema de dólar libre, en el que flote libremente y que su cotización sea el resultado del libre juego de la oferta y la demanda.

"Tenemos que acostumbrarnos a movimientos del tipo de cambio", señala Peña cuando se le pregunta por el traslado de la devaluación a los precios.

Además, hace referencia al acuerdo para mantener vigente el plan de "Precios Cuidados", que incluye una nómina de 391 productos, durante los próximos cuatro meses.

Obviamente, con un dólar que ya se acerca a los $24, la presión sobre los precios se incrementó a lo largo de las últimas jornadas.

Tal como anticipó iProfesional, varios fabricantes de alimentos ya remarcaron sus listas en dos oportunidades en apenas dos semanas.

Y se descuenta que lo seguirán haciendo si la divisa se sigue comportando como este viernes, cuando tocó los $25 en algunas entidades.

Te puede interesar
Zoom Recomendadas