Negocios

Eduardo Cruz del Río, vicepresidente de Wyndham Hotel Group: "El precio del dólar favorece al turismo"

25-05-2018 "La Argentina es el mercado más importante en América Latina para nosotros, al punto de haber elegido a Buenos Aires como la sede desde donde dirigir el fuerte crecimiento del grupo a nivel regional", asegura Cruz Del Río en diálogo con iProfesional
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

Con la apertura de un Dazzler en Rosario, el grupo Wyndham llega a los 60 hoteles en el país, ubicados en 15 provincias, bajo las marcas Howard Johnson, Ramada, Wyndham Hotels & Resorts, Dazzler Hoteles, Esplendor Hoteles Boutique y Days inn. De hecho, para final del año sumará otros 14 hoteles. Durante el evento de inauguración del hotel rosarino, Eduardo Cruz del Río, vicepresidente de Operaciones para América Latina y El Caribe de Wyndham Hotel Group, dialogó con iProfesional sobre el futuro del holding en el mercado local y de los efectos que la devaluación del peso tendrá sobre el turismo y el negocio hotelero.

"Es un buen momento para seguir invirtiendo en la Argentina porque la suba del dólar favorecerá a la industria turística en general y porque el país se ha convertido en un foco de atención para las inversiones", asegura el empresario de origen mexicano. Además anticipa que seguirán analizando planes de crecimiento en el país a través de la apertura de nuevos establecimientos o de la compra de alguna cadena.

En la actualidad, es el grupo hotelero más grande del mundo en cantidad de establecimientos. Se trata de una compañía con sede en Nueva Jersey, que cotiza en la Bolsa de Nueva York, que posee 8.000 hoteles, pero que finalizará el año con más de 9.000. De hecho, abre de dos a tres hoteles por día, incluyendo sábados y domingos.

¿Con el escenario de crisis que acaba de enfrentar el país, es rentable el negocio hotelero hoy?
-Al ser una empresa de capital abierto, no podemos dar cifras. Pero la rentabilidad depende mucho del mercado, del nivel de competencia, de la oferta y la demanda, de las tarifas, de los costos. Tenemos rangos amplios y en algunos casos sorprendentemente altos. En el caso de Argentina, es medio. Está dentro de lo más que aceptable. Y ha crecido porque el negocio también mejoró. Nuestros hoteles están logrando mayor nivel de ocupación. Argentina es el país con mayor crecimiento en cantidad de hoteles en los últimos tres años de nuestra red en la región. Por eso apostamos fuerte. Y esto se debe a una mezcla de situaciones entre las medidas que viene tomando el Gobierno, como la apertura de los cielos, por ejemplo, y los desajustes como los actuales que también abren oportunidades para nosotros.

Para lo que resta del año vamos a abrir otros 14 hoteles en varias provincias y de casi todas nuestras marcas, con lo cual a fines del 2018 el grupo tendrá 71 establecimientos en operación. Lo mismo ocurre en el resto de América Latina, donde pasamos de 100 a 200 hoteles entre el 2014 y el 2017. Y eso nos compromete a seguir trabajando para mantenernos en esta senda. Nuestra presencia en la región alcanza más de 25.000 habitaciones, distribuidas en 20 países y 14 de las marcas del grupo. Además, el precio del dólar hoy favorece al turismo. Recordemos que en el caso de la Argentina, las tarifas de los hoteles están dolarizadas y eso protege al negocio. De hecho, situaciones como la actual hacen más atractivo al turismo extranjero porque favorece el comer, el pasear, el comprar.

Pero también es cierto que encarece la salida de argentinos al exterior
-No creo que por la suba del dólar los argentinos viajen menos. Nunca se han asustado. A lo mejor se retraen algunos días pero el argentino es viajero por naturaleza. Le gusta viajar al extranjero, mucho. Entonces nosotros tenemos que capitalizar eso.

Además, el actual gobierno apuesta fuerte al turismo y eso nos da chances de crecer. El país reabrió sus fronteras, volvió al mundo, tanto en lo económico como en lo empresarial. Se dejaron atrás los problemas de movimientos de fondos que sufrían las compañías y el capital está volviendo a la Argentina. Cuando eso sucede, se potencia el turismo también. Y cuando un ejecutivo extranjero experimenta una visita al país, habla de eso y lo promociona.

Sin embargo, hay quienes aconsejan salir del país
-Nosotros crecemos lo contrario. Una de nuestras fórmulas para crecer es a través de terceros, como el caso de este Dazzler de Rosario, cuya inversión pertenece a un grupo local. Y eso nos demuestra que cuando los argentinos invierten en su país hay que confiar. De hecho, es una forma para que nosotros también podamos crecer.

¿La suba del dólar encarecerá el precio de sus tarifas?
-En el precio de las habitaciones, el dólar ha tenido un movimiento natural. Las tarifas crecieron acompañando el movimiento de la economía del país. Y en el caso de nuestras marcas tienen valores parecidos a los de otros países, aunque eso también depende del hotel y de la ubicación. Localmente, están en un rango competitivo, de entre los u$s170 y los u$s180.

En cuanto a costos, ¿la Argentina se encareció o es ahora más competitiva para su negocio?
-En los años anteriores, generar utilidades representó un reto grande. Esto ha tendido a mejorarse. Hoy la rentabilidad de los hoteles ha crecido considerablemente. Una de las razones por las que compramos la empresa Fenn y sus marcas Dazzler y Esplendor es por su alta rentabilidad. De hecho, esa empresa es hoy administradora de nuestros hoteles, lo cual evidencia la confianza que tenemos en la Argentina.

¿En ese marco, tienen planes para expandir esas marcas en la región o en el resto del mundo?
-Las estamos potenciando no solamente en América Latina. También vamos a abrir en Europa y Estados Unidos desde donde nos han demostrado interés para que desembarquemos con Dazzler y con Esplendor. No era algo que teníamos planeados. Nos focalizábamos en desarrollarlas dentro del continente. Pero ahora se nos presentan esas oportunidades y es un buen momento para hacerlo.

¿En el negocio hotelero cual es el perfil que le ve al desarrollo y propuesta de marca en la Argentina?
-Whyndham se caracteriza por desarrollar marcas mas para el mercado corporativo. No quiere decir que no nos interesen los destinos vacacionales. Para eso tenemos otra empresa hermana que se focaliza en ese segmento y en el tiempo compartido. Y otra que se dedica al intercambio y alquileres de casas vacacionales.

En el área de negocios lo hacemos con varias fórmulas. Una es con un socio particular o familia que quieren invertir. También trabajamos con grupos inversores y con personas que compran una unidad dentro del hotel y nosotros nos dedicamos a comercializarla como un pool hotelero. Somos fundamentalmente una compañía de franquicias y tenemos además hoteles administrados. Pero no invertimos en ladrillos sino en management.

¿Cuál es la diferencia entre Dazzler y Esplendor?
-Dazzer es un hotel urbano, para hombres de negocios mientras que Esplendor es más boutique. Se enfoca en recuperar predios o edificios antiguos o con cierto valor histórico para posicionarlos como un hotel boutique con una mezcla entre hotel contemporáneo e histórico.

¿Argentina les ofrece actualmente margen para seguir expandiendo mediante la compra de otra cadena?
-Siempre. Somos una empresa agresiva en cuanto a crecimiento. En la Argentina en estos momentos no lo estamos haciendo, no porque no querramos, sino porque no existe la posibilidad. Si se presenta, seguramente lo haremos.

SECCIÓN Negocios
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR