Tecnología

Las consecuencias de aceptar los términos y condiciones de las aplicaciones sin leer

14-06-2018 La exposición The Glass Room Experience plantea un plan de desintoxicación digital en 8 días. Cuáles son las recomendaciones que se brindaron
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
La exposición The Glass Room Experience, presente hasta el sábado en Barcelona, en el congreso Sonar+D y la feria Maker Faire, invita a reflexionar sobre los efectos de que los gigantes de internet como Google y Facebook acumulen grandes cantidades de datos sobre nosotros para ofrecernos servicios a medida.

En la advertencia del texto introductorio del Kit de desintoxicación de datos en 8 días, que se entregaba de regalo en la exposición, se remarca que “con el paso del tiempo, de todos estos conjuntos de información emergen patrones digitales sobre nuestra intimidad: hábitos, movimientos, relaciones”, publicó El Pais de España.

“Es común”, asegura Alistair Alexander, director del proyecto promovido por la ONG Tactical Technology Collective y Mozilla, sobre el hecho de que en la mayoría de casos los internautas no leen los términos y condiciones de los sitios donde se registran. De hecho, el apartado del “internet que no se ve” de la muestra incluye un vídeo de la asociación de consumidores australiana CHOICE. 

De acuerdo a Alexander, la sociedad “se está dando cada vez más cuenta de las implicaciones” de que las grandes compañías manejen tanta información personal.

“Pueden manipular tus decisiones”, advierte, ante una mesa que busca el aspecto de un expositor de tienda tecnológica minimalista.

En ella, varias tabletas advierten al visitante de que, al instalar una app muchas veces le damos acceso a la cámara y al micrófono sin darnos cuenta.

Preguntado por la puesta en marcha del nuevo Reglamento General de Protección de Datos en Europa, Alexander opina que “es un gran paso en la buena dirección”. “Las compañías que poseen datos han tenido que contactar con la gente para reconocerlo”, reflexiona.

 

The Glass Room Experience —una parte del montaje de una tienda simulada que ha pasado por Berlín, Londres y Nueva York—  prevé que en 2030 cada persona tenga 14 aparatos conectados a Internet.

“¿Serán nuestras vidas más eficientes, saludables y seguras?”, se pregunta en uno de los textos del proyecto, que recurre a la pregunta retórica en un envite a la reflexión. Así, un carrito para bebés que sigue a la madre o al padre —que no lo tienen que tocar— es uno de los aparatos reales que se mencionan en The Glass Room Expeience. Se llama Smart Be.

A esto se suma otro invento susceptible a generar debate incluido en la muestra es el servicio de la empresa americana Nectome, que guarda los cerebros de sus clientes embalsamados durante años, hasta que la ciencia haga posible leer sus datos.

En su búsqueda de una desintoxicación digital, se propone buscarse a uno mismo en Google, eliminar el historial de actividad de la plataforma y desetiquetar amigos de Facebook.

“Ninguna desintoxicación de smartphone sería completa sin abordar los datos de ubicación: una toxina que crea tu celular todo el tiempo”, es otro de los consejos. Los móviles con 80 o más aplicaciones instalados presentan, según la guía, una “muy alta exposición”. Se trata de los más contaminados.

SECCIÓN Tecnología
NOTAS RELACIONADAS
TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR