NUEVO DISEÑO
NUEVO DISEÑO

Actualidad

Colapsado, el subte en Caracas es gratis: ya no se puede ni importar papel para boletos

Colapsado, el subte en Caracas es gratis: ya no hay papel para boletos

Millones de venezolanos luchan cada día con una realidad angustiante, y la fresca reelección del presidente Maduro no hace más que extender ese horizonte

15.07.2018 08.26hs Actualidad

Millones de venezolanos luchan cada dí­a con una realidad angustiante, y la fresca reelección del presidente Nicolás Maduro no hace más que extender ese horizonte.

A tal punto llega la debacle de la vida diaria en Caracas que el Metro, el sistema de transporte subterráneo que llegó a ser ejemplo para el continente, ya ni les cobra el pasaje a sus usuarios por una razón simple: no tiene dinero ni para importar el papel con el que se hacen los boletos.

Además la hiperinflación ha convertido en irrisorios los 4 bolivares del pasaje, porque al no actualizarse desde hace años esa suma equivale a la décima parte de un centavo argentino. Ese valor es tan í­nfimo, si algún pasajero paga, los empleados rompen los billetes como harí­an con los pasajes y luego los dejan pasar.

Los empleados de la empresa estatal desarman continuamente algunas formaciones para reparar otras, luchando por mantener en funcionamiento el servicio, pero como no hay dinero para mantenimiento, son cada vez menos los trenes en circulación.

Como contrapartida, crece el número de pasajeros, ya que agobiados por la pobreza los venezolanos intentan viajar sin costo, lo que lleva la ecuación a lí­mites de tortura. "He llegado a tardar dos horas en poder subirme al tren", cuenta uno de los usuarios. Como la economí­a chavista soporta una hiperinflación sin fin, un dólar se cambia actualmente por 3 millones y medio de bolí­vares.

Según el FMI, los precios en Venezuela aumentaron un 1.800.000% en apenas dos años. "La compañí­a no ha vuelto a comprar los rollos de boletos porque no tiene recursos ni para eso, y tampoco ha querido actualizar la tarifa a un monto más justo, lo que se refleja en el gran deterioro que tiene el sistema", le dijo Alberto Vivas, de la Asociación Civil Familia Metro, al Diario El Paí­s.

El gobierno de Maduro reaccionó a su estilo: ordenó que "nadie puede renunciar" entre el personal especializado, intentando evitar que las deserciones del personal que opera estaciones y trenes. Los subtes venezolanos fueron un ejemplo para el continente desde 1983, con 70 kilómetros de red. Eran en los años 80  un mundo de puntualidad extrema y limpieza absoluta.

Hoy, sin embargo, la fastuosa inversión de casi 2 mil millones de dólares que anunció Maduro como "la revolución del Metro", ha terminado salpicada de acusaciones de corrupción y, como casi todos los planes chavistas, derivado en un desastre mayor al que se quiso arreglar.

Más sobre Actualidad
Te puede interesar
Zoom Recomendadas