22.10.2014 Buenos Aires, Argentina.
Management
Martes 20 de Enero de 2009 10:25:00
Qué consecuencias trae la falta de liderazgo en las empresas
20-01-2009 En un contexto en el que los verdaderos líderes son escasos, destacan las causas que llevan a la ausencia de un conductor y la repercusión en el personal
Reciba noticias en su e-mail
Temas:

La mayoría de los casos y "síntomas" organizacionales por lo general son frecuentes y similares, a pesar de que ocurren en empresas diferentes. 

En este tipo de compañías, sucede por ejemplo que:

  • Los mandos medios no asumen su responsabilidad como lideres y se ponen del lado de sus subordinados, oponiéndose a la empresa
  • Los mandos superiores no saben conducir personas (no son lideres)
  • La gente esta desmotivada y no se sabe que hacer, a pesar de pagarles en tiempo y forma
  • Los incentivos de cualquier tipo resultan insuficientes, siempre piden más
  • No entienden como empresarios
  • Los sindicatos se adueñan del personal y las decisiones son tomadas a través de ellos.
  • Los empleados no valoran la relación con el cliente
  • La gente se queja constantemente,
  • La gente no se siente reconocida en sus esfuerzos.

La respuesta a todas estas tiene el mismo origen: ausencia de liderazgo. Es así de determinante y antipático: hay liderazgo o no. Lo cierto es que los verdaderos líderes son muy escasos. Y para lograr una mayor comprensión acerca de qué tipo de rol estoy definiendo enumeremos sus logros cotidianos:

  • Tienen contacto frecuente o esporádico pero de calidad con la mayoria de los miembros de su equipo, incluso a través de sus supervisores (mandos medios)

  • Entienden al ser humano como un todo: lo laboral y lo personal se mezclan a menudo aunque la vida laboral y la práctica enseñan a manejar mejor las emociones, sobre todo, en la mayores jerarquías o las profesiones exigentes

  • Comprenden que el desarrollo de cada miembro del equipo (detección de habilidades y talentos) impulsa al grupo. En otras palabras, cuando las personas mejoran cada vez, mejora la empresa que los contiene. La calidad de trabajo marca la diferencia.

  • No se conforma con tener un grupo que cumple un horario sino que exige más: quiere un equipo motivado y dispuesto a volcar su energía en el trabajo. Él sabe cómo hacerlo…

  • Provoca fluidez en la comunicación, minimizando los malos entendidos o sobreentendidos.

  • Es estratega. No se lleva por sus impulsos y tiene valores bien definidos.

  • Lidera su propia vida. Sabe qué quiere.

  • Y, lo mas importante: todo esto se detecta a través de su gente: lo valoran, lo respetan, lo quieren y … lo extrañan. ¿Ha escuchado con frecuencia que se sienta la ausencia de un "jefe"? Seguramente no, porque un jefe no es un lider.

Todos los puntos mencionados son entonces síntomas de una causa única: ausencia de liderazgo, que lógicamente son comportamientos indeseables pero de naturaleza evitable ante la figura de un líder.

La buena noticia es que existe capacitación formal para líderes. Merece la pena tomar mas en serio este asunto: ser líder, como ser medico o abogado, supone prepararse intelectual y emocionalmente para manejar situaciones que ya están previstas y estudiadas. ¿Para qué someterse a experiencias negativas en vano si se puede aprender de quienes ya las han vivido?


Verónica Corba, titular de consultora Pep Talk y autora del libro "Hay un líder en Usted"
Especial para iProfesional.com

Reciba noticias en su e-mail
Más temas en Facebook
iProfesional en Twitter