22.07
Buenos Aires, Argentina.
Última actualización 10.27 hs
Buenos Aires, 16 de octubre de 2007

SECLO: señal de la Corte en acuerdos de desvinculación Guardar nota   

Si bien no se resolvió el fondo de un reclamo, el presidente del alto tribunal, Ricardo Lorenzetti, fijó su criterio ante un eventual pronunciamiento sustancial sobre la validez de los acuerdos conciliatorios no homologados por el Ministerio de Trabajo. Qué dijo el magistrado

En momentos donde algunas salas de la cámara laboral objetan acuerdos de desvinculación entre un trabajador y el empleador, incluso ratificados por el propio Ministerio de Trabajo -a través del Servicio de Conciliación Laboral Obligatoria (SECLO)-, se conoció en una causa el voto del presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, que validó los alcances de un convenio pese que las partes no obtuvieran la homologación administrativa de ese acuerdo.


Si bien el máximo tribunal no trató el fondo del asunto por declarar inadmisible el recurso de queja planteado, el voto de Lorenzetti –en disidencia con la desestimación de la queja finalmente dispuesta- resulta de suma importancia porque permitió conocer la postura del presidente de la Corte ante un futuro pronunciamiento en materia de validez de esos acuerdos laborales conciliatorios.

Se trató de un caso donde un trabajador que cuestionó el acuerdo de desvinculación laboral celebrado ante el SECLO, argumentando que no había sido homologado por esa autoridad administrativa.

También alegó que había sido "llevado bajo coacción" por la empleadora a firmar ese acuerdo. En ese convenio el dependiente había renunciado a su trabajo y manifestó que no tenía nada más que reclamar a su empleador.

La postura del presidente de la Corte va en sentido contrario a la posición mayoritaria que actualmente sostiene la cámara laboral, consistente en que la falta de homologación del convenio celebrado implica una sustracción al control de legalidad y una presunción contraria a la irrenunciabilidad de los derechos del trabajador.

El voto de Lorenzetti se dictó en la causa "Cersósimo, Luis Alfredo c/ Sociedad Argentina de Autores y Compositores". Allí, el magistrado sostuvo que la falta de homologación administrativa de un acuerdo de desvinculación laboral no significaba que ese convenio no produjera efectos, como asimismo tampoco que vulnerara el principio de irrenunciabilidad de los derechos consagrado por la ley laboral a favor del trabajador. (ver fallo completo)

"La circunstancia de que un convenio no sea homologado por la autoridad competente no es motivo para desconocer sin más sus consecuencias si el principio de irrenunciabilidad establecido en el artículo 12 de la Ley de Contrato de Trabajo, a cuya protección se dirige el requisito de homologación no se ve afectado en modo alguno", agregó.

El presidente del tribunal consideró que había que verificar si el acuerdo de extinción laboral importaba la renuncia del trabajador a algún beneficio establecido en las leyes laborales y corroborar la existencia del vicio de la voluntad alegado por el dependiente.

Lorenzetti estableció que el juez "debió examinar los términos de la denuncia del acuerdo en sede administrativa que hacen clara referencia a la percepción de créditos por parte del trabajador y evaluar los alcances de ese reconocimiento".

Y agregó: "Asimismo debió ponderar la naturaleza del vicio de la voluntad invocado en el inicio y juzgar la cuestión a la luz de lo dispuesto por el artículo 939 del Código Civil, según el cual no hay intimidación por injustas amenazas, cuando el que las hace se redujese a poner en ejercicio sus derechos propios", concluyó.

Repercusiones
Esteban Carcavallo, socio de Servegnini, Robiola, Grinberg & Larechea, consideró que el voto de Lorenzetti es "prudente", porque llama a un análisis de los presupuestos que deberán ser acreditados por el trabajador que pretenda desconocer los efectos de un acuerdo de conclusión de la relación laboral celebrado en sede administrativa.

Carcavallo indicó que la falta de homologación del acuerdo no autoriza a considerar que el convenio violente el orden público laboral: "Ese pensamiento implica una simplificación del problema", recalcó.

El consultor manifestó que "siempre que se cuestionen este tipo de acuerdos, el trabajador deberá probar y acreditar las omisiones y vicios alegados para que su planteo judicial prospere", concluyó.

En tanto, Héctor Alejandro García, socio de García, Perez, Boiani & Asociados, consideró que el voto de Lorenzetti resulta valioso porque el presidente del tribunal hizo público su parecer en un "tema sensible" como la extinción del contrato laboral en sede administrativa.

García calificó como "razonable" y "equilibrada" a la postura asumida por el presidente del tribunal, porque entendió que la mera falta de homologación del acuerdo celebrado no autoriza a presumir, por sí misma, que ese acuerdo afecte los derechos del trabajador.

También destacó que el voto de Lorenzetti rescata el principio de la autonomía de la voluntad de las partes, según el cual lo pactado es ley para ellas en tanto y en cuanto no se vulnere el orden público laboral.

Matías Debarbieri
mdebarbieri@infobae.com
© infobaeprofesional.com



iProfesional Google

Seguinos en

Linkedin