Marketing
Ivanka Trump evade el boicot comercial y su marca de ropa bate récord de ventas en Internet
09-03-2017 La hija del presidente de Estados Unidos tuvo que cambiar de estrategia y acudir al comercio electrónico luego de que las grandes tiendas del país le cerraran sus puertas. Entre enero y febrero de este año la facturación de la compañía se incrementó un 346 por ciento
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+

La hija de Donald Trump, Ivanka, pareciera ser una de las primeras beneficiadas de la nueva política que impone su padre en los Estados Unidos. Su marca de ropa, viene registrando desde febrero ventas récords, pese a que a principios de este año las grandes tiendas de ese país, como T.J. Maxx y Marshalls, iniciaran un boicot hacia esos productos.

Parte del éxito del boom de ventas de la indumentaria de Ivanka parece residir en Internet.

"Para un gran número de plataformas de venta online, la colección de Ivanka Trump fue una de las más exitosas en varias categorías de productos", dijo Abigail Klem, presidente de la marca.

Según la ejecutiva, entre enero y febrero de este año la facturación de la empresa se incrementó un 346%, casi dos tercios del crecimiento de 557% alcanzado en 2016. Zapatos de taco alto y vestidos fueron los productos más adquiridos por los compradores on line.

Esto ocurrió luego de que grandes tiendas de ese país, como T.J. Maxx o Marshalls, decidieran dejar de promocionar o publicitar los productos de Ivanka en las góndolas. Hasta la joyería Neiman Marcus decidió no vender más las joyas que completan la marca de la hija del presidente.

Cuando Trump se enteró de lo que estaba ocurriendo, apeló a Twitter para expresarse y disparar contra otra gran tienda, Nordstrom, que también decidió no comercializar los productos Ivanka por las bajas ganancias. Luego de ese tuit, las acciones de Nordstrom se desplomaron en la bolsa.

La actitud de Trump fue cuestionada por miembros de la administración de Barack Obama por considerar que el mensaje violaba los estándares éticos de la Casa Blanca. Hasta Ricard Painter, abogado de asuntos éticos de la administración de George Bush, cuestionó lo realizado por el mandatario norteamericano al aseverar que se trata de "un uso ilegítimo del poder presidencial con objetivos personales".

SECCIÓN Marketing