Autos iPro

De Toyota y Audi a Chevrolet, Ford, VW y Renault: los precios de los 0Km suben mucho menos que la inflación y se acercan a la clase media

30-12-2017 Luego de incrementos de hasta 50% en años previos, el 2017 cierra con alzas muy por debajo del índice de precios en varios modelos. Este es uno de los factores que explica por qué se patentaron cerca de 900.000 unidades ¿Qué se espera para 2018 y qué autos pueden bajar por la quita de impuestos?
Por Guillermina Fossati
Recibí nuestro newsletter diario SUSCRIBIRME
A-
A+
Se cierra un ciclo, arranca otro y para las automotrices también es tiempo de balances.

Los ejecutivos de las principales firmas celebran los resultados del 2017, ya que ha sido el segundo mejor año en la historia del sector.

Se vendieron 900.000 unidades, cifra impensada tiempo atrás. Allá por enero pasado, ni las terminales ni los concesionarios imaginaban alcanzar ese guarismo.

Lo cierto es que el ciclo económico que vivió el país, la apertura de las importaciones y la reducción del impuesto interno fijado hace unos meses (y que finalmente será eliminado) contribuyeron a este escenario.

Otro factor clave fueron los precios más estables. Luego de períodos con incrementos de entre 30% al 50% -tal como sucedió entre 2014 y 2016- tener un mercado con una suba del 15% en promedio es un gran aliciente.

Además, las compañías realizaron promociones muy agresivas y dieron oportunidades de compra que ningún potencial cliente dejó de evaluar.

Un dato clave que resaltan los ejecutivos de venta es que muchos compradores dejaron por un momento de lado el vehículo que aspiraban a tener para mirar más de cerca aquel que podía resultarle más conveniente.

"Se hizo costumbre llegar al concesionario y preguntar por la promoción del mes o por alguna acción específica que quizás desconocían", afirmaron desde uno de los puntos de venta de Chevrolet.

"Así, varios clientes, más de una vez se inclinaron por modelos que vieron como una buena oportunidad. Es decir, pensaron más en la conveniencia que en el deseo personal", añadió la fuente.

Estos cambios contribuyeron a que las ventas crezcan todos los meses y facilitaron el acceso a ese 0Km que, quizás, inicialmente no estaba en el radar.

Los precios en 12 meses
Al comparar los valores de diciembre 2017 con los del mismo mes de 2016, se observan unidades que aumentaron menos de un dígito, frente a una inflación que acumuló casi 25%.

Y no se trata de modelos que debían ser liquidados por su escasa demanda. Por el contrario, muchos forman parte de la lista de los preferidos del mercado.

Un caso es el de Toyota Etios, que aumentó solo 9%. Este auto tuvo una muy rápida aceptación, al punto que en poco tiempo pasó a darle pelea a los tradicionales, como Volkswagen Gol y Chevrolet Onix (reemplazante del Classic), para ocupar el podio en ventas.

En los concesionarios también advierten que hay un cambio de tendencia y que no hay margen para volver a los sobreprecios y a los despropósitos cometidos hace dos años, cuando se cobraban hasta $50.000 de más por un vehículo tan solo porque había muy poco stock.

Otro factor que le dio fuerte impulso al mercado son los créditos en cuotas fijas y a largo plazo, que contribuyeron a que una parte del público acceda más fácilmente a un 0Km.

En la Asociación de Concesionarios de la República Argentina (ACARA) señalan que hoy en día 1 de cada 2 vehículos se vende atado a algún tipo de financiamiento.

En este sentido, la comercialización a través de los planes de ahorro se incrementó un 33%.

Marca por marca
En el caso de Volkswagen, que cerrará 2017 como la más vendida, la suba de precios varía según el segmento.

El más comercializado del mercado, el Gol Trendline (no figura el Serie en 2017), registró un incremento de 19%: el 1.6 MSI 3 puertas pasó de $211.000 a $262.000.


El Voyage -versión con baúl-, aumentó 18% (de $242.000 a $298.000). Es decir, también varios puntos menos que la inflación.

El Vento, perteneciente al segmento de los sedanes medianos, apenas se incrementó un 10% (de $429.1000 a $481.000).

En Chevrolet las subas fueron similares. En el caso de Onix, su modelo de entrada de gama, la versión Joy base, repuntó 16% (de $208.000 a $250.000).

El Cruze -producto estrella fabricado en Argentina en la provincia de Santa Fe- aumentó 18% (de $370.000 a $453.000).

En Ford, las subas también oscilaron entre el 16% y el 18%.

En el caso del Fiesta, renovado hace pocos días, su incremento ha sido del 16% (de $276.000 a $328.000).

El Focus, sedán para la categoría mediana, mostró un alza del 18% (de $336.000 a $413.000).


Renault
ha sido una de las de mayor crecimiento en ventas en el año. Y esa recuperación estuvo acompañada por alzas de precios también moderadas.

El Sandero, que pelea el podio de los más vendidos, se incrementó 12% (de $222.000 a $255.000).

En un segmento superior aparece el Fluence, que se incrementó 17% (de $321.000 a casi $390.000).

El mismo tipo de subas se registraron en Fiat: el Mobi, 15% (de $198.000 a $233.000) y el Línea un 16% (de $352.000 a $424.000).


En Peugeot los ajustes fueron aún menores: 12% para el 208 (de $275.000 a $315.000) y 14% en el caso del 408 ($328.000 a $384.000).

Citroën y Toyota fueron las que mostraron las subas más moderadas.

- El C3 solo aumentó 6% (de $284.000 a $304.500).

- El C4 Lounge, un 11%  (de $403.000 a $455.000).

En Toyota:

- El Etios se ajustó un 9% (de $242.000 a $269.000).

- El Corolla subió 12% (de $344.300 a $395.000).

Las pick ups también mostraron porcentajes menores a la inflación, si bien las más equipadas hace tiempo sobrepasaron la barrera del millón de pesos.

¿Qué pasará en 2018?
En los concesionarios prevén que el incremento en los precios de los 0Km seguirá siendo moderado.

Además, estiman que el impacto de la eliminación del impuesto interno también se hará sentir en algunos modelos, que podrían descender entre 7% y 10%.

En tanto, persisten las dudas sobre qué pasará con los vehículos que estaban "contenidos" para no ser afectado por el tributo y que, de ahora en más, no tendrán límites.

Es el caso de los tope de gama del segmento mediano, como el Ford Focus, Chevrolet Cruze, Toyota Corolla o Volkswagen Vento, entre otros, cuyos precios están fijos hace un buen tiempo.

El sector esperaba las reformas previstas por el Gobierno, con el fin de ir sintiendo gradualmente la menor carga impositiva que pesa sobre la fabricación de autos (hoy día supera el 50%).

Con estas perspectivas, el sector automotor se entusiasma e irá sumando inversiones (las ya confirmadas totalizan u$s5.000 millones) para así elevar la producción y en 2018 alcanzar el millón de unidades.

Autos post-reforma
Tal como anticipara iProfesional, el Gobierno pudo finalmente cumplir con su primera promesa con la industria automotriz al asumir: eliminar el impuesto interno.

Si bien fue a medias (sólo quitó la primera escala), es un paso para aliviar a los fabricantes locales y dejar de lado las especulaciones en el segmento medio del mercado, que estaba al límite del tributo.

Los modelos que seguirán alcanzados son los que superen los $900.000 al momento de salir de fábrica, es decir, sin impuestos.

Sobre este punto también hubo cambios: desde ahora, la base imponible se modificará a partir de un índice de precios al consumidor.

Hasta el momento, el Gobierno establecía un valor de referencia y luego lo iba modificando cada seis meses (o lo dejaba intacto como sucedió la última vez).

En el grupo de los beneficiados aparecen los 0Km cuyo precio va desde los $380.000 a los $800.000 antes de ser gravados (es decir, con valores de venta al público de entre $530.000 y $1 millón).

Pero no todas son buenas noticias para el público: se espera que varios modelos que hasta ahora tuvieron precios "frenados" (para no caer en el tributo), se encarezcan.

Esto podría suceder con los tope de gama del segmento C, como también con los SUV medianos.

Para las automotrices, esta eliminación era muy esperada, ya que es una carga más en el total de impuestos a abonar y que superan el 50% del valor del auto.

Por lo pronto, los modelos que podrían bajar entre 7% y 10% son los de marcas masivas y premium.

Arrancando por las más vendidas, la número uno, Volkswagen, ajustará los valores de las versiones tope de gama del Golf y del Passat.

El Vento no estaba alcanzado, aunque sí al borde (puede subir).

En tanto, la Tiguan AllSpace se había lanzado con un precio sin impuestos. Ahora, la firma podrá facturar las unidades reservadas.

En el caso de Ford, las noticias vienen por el lado del Mondeo y del S-Max. También podría verse modificada la versión de entrada de gama de Kuga, que hoy está en u$45.500.

Los que podrían tener "rienda suelta" son el Focus Titanium ($534.000) y la Ecosport más equipada, renovada este año, ($530.000).

Siguiendo por las masivas, Citroën ya prepara las modificaciones de la C4 Picasso y la Grand C4 Picasso.

En estos casos es muy claro el ajuste, ya que la automotriz diferencia en su listado de precios lo que paga por impuesto interno; las sumas van de $44.000 a $60.000.

En Peugeot, los que estarán desafectados son el 508, el 3008 en alguna de sus versiones y el 5008 que llega en enero, que podría hacerlo sin impuesto.

En tanto, la empresa siempre mantuvo exentos los modelos de fabricación nacional -como el 408 y 308- que pasarán a tener "rienda suelta" en los tope de gama.

En Renault no hay vehículos afectados, ya que en el listado de precios de diciembre no figura el Megane RS, que sí caía bajo las garras del gravamen.

El Fluence de fabricación nacional -tanto el más equipado (Privilege) como el deportivo (GT2) tienen el mismo precio de $534.000. Alguno de los dos, seguramente se desprenda de ese límite.

En el caso de Toyota, el beneficiado será la versión entrada de gama de RAV4 (u$s43.800) mientras que el Corolla podría liberarse para su versión más equipada.

También Jeep tendrá beneficios en algunas versiones del Renegade al igual que el recientemente lanzado Compass: la propuesta con menor equipamiento sale u$s39.000.

Entre las de alta gama, si bien muchos modelos se ubican por encima del segundo escalón, algunos de los más chicos podrían beneficiarse.

Entre ellos aparece el Audi A1 y Q2; el Clase A de Mercedes Benz y los pequeños Smart.

Con todo este marco, es entendible que los directivos de las automotrices alcen sus copas para brindar por el 2017. Y por un 2018 que ya se candidatea a ser otro muy buen año.

SECCIÓN Autos iPro